Ganadería Lechera: Emisiones de metano y posibles soluciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En un momento histórico para la monitorización ambiental y para la ganadería lechera, el 2 de marzo de 2023, satélites de alta resolución situados a una altitud aproximada de 483 km sobre la superficie terrestre, captaron emisiones de metano emanadas de establecimientos ganaderos en el Valle de San Joaquín, California. Este acontecimiento constituyó el primer registro de medición de las emisiones de metano generadas por el ganado lechero desde una perspectiva orbital.

La investigación fue llevada a cabo por un equipo multidisciplinario compuesto por científicos de la Universidad de Stanford, la Universidad de California en Berkeley y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). Los investigadores emplearon datos recopilados por el satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea para identificar y cuantificar las emisiones de metano provenientes de los establecimientos ganaderos. Posteriormente, la firma de datos ambientales GHGSAT pudo identificar cinco emisiones que oscilaban entre 361 y 668 kilogramos por hora. Si estas tasas se mantuvieran durante un año, equivaldrían a aproximadamente 5,116 toneladas métricas de gas metano liberadas a la atmósfera.

Estas mediciones posibilitan una supervisión precisa de las emisiones de este gas, aspecto crucial para tomar decisiones orientadas a su reducción. A continuación, abordamos los desafíos que enfrenta el sector y mencionamos los manejos e iniciativas que son prometedoras para afrontar esta problemática.

Manejos e Iniciativas Prometedoras Para la Mitigación de las Emisiones de Metano en la Ganadería Lechera

Los ganaderos lecheros del mundo enfrentan un desafío crítico en relación con el metano entérico, definido como el metano emitido por las vacas al eructar silenciosamente, siendo uno de los problemas ambientales más complejos para la industria láctea. Este fenómeno es parte del proceso digestivo natural del animal, y la complejidad que implica abordar esta problemática, radica en que no existe una solución única, sino que resulta necesario implementar una serie de intervenciones de forma holística.

Suplementos Naturales para la Dieta de los Rumiantes

Se disponen de diversas opciones alimentarias para el ganado que se presentan como prometedoras en la tarea de reducir las emisiones de metano entérico. Muchos de los aditivos encontrados en piensos y suplementos están formulados con ingredientes de origen natural, tales como algas, yuca y linaza. Según una revisión exhaustiva, estos aditivos exhiben un potencial para disminuir las emisiones entéricas en un rango que abarca desde menos del 15% hasta más del 25%

Un análisis difundido en 2023 en la revista “Nature Climate Change” reveló que las vacas que incluían un 10% de yuca en su dieta generaban un 19% menos de metano en comparación con aquellas que no consumían yuca. En otro estudio, divulgado en 2022 en la revista “Animal Feed Science and Technology”, se observó que las vacas que incorporaban un 2% de linaza en su alimentación producían un 12% menos de metano en comparación con las que no consumían linaza.

Puede interesarte:  Agricultura Sostenible: Unión Europea y Estados Unidos

Alga Asparagopsis Para la Dieta del Ganado Lechero

Recientemente se ha descubierto en Australia que una alga roja conocida como Asparagopsis taxiformis posee la capacidad de reducir significativamente las emisiones de metano entérico en rumiantes cuando se incorpora a su alimentación. Según estudios llevados a cabo por la Agencia Nacional de Ciencias de Australia, Meat & Livestock Australia y la Universidad James Cook, la adición de entre un 1% y 2% de alga Asparagopsis a la dieta del ganado puede generar una reducción de las emisiones de metano de hasta un 82% o más, un porcentaje realmente significativo. En agosto de 2020, se lanzó FutureFeed como un producto comercial desarrollado a partir de este alga, la cual no solo ofrece la promesa de disminuir las emisiones de metano, sino que también aumenta la productividad por parte del ganado.

Conversión de la Ganadería de Leche a la Producción Ecológica

La producción de metano en por parte de la ganadería lechera orgánica es inferior a la de la convencional, y esto se atribuye a que las vacas lecheras orgánicas se alimentan con una dieta más natural que incluye pasto, heno y forrajes. Estas dietas son más ricas en fibra y contienen menos carbohidratos fermentables en comparación con las dietas convencionales, lo que conduce a una reducción en las emisiones de metano.

Un estudio publicado en 2018 en la revista “Nature Climate Change” reveló que las vacas lecheras orgánicas generan, en promedio, un 10% menos de metano en comparación con sus contrapartes de la industria lechera convencional. La investigación se basó en datos recopilados de 12 explotaciones lecheras orgánicas y 12 convencionales en los Estados Unidos.

Otro estudio, publicado en 2020 en la revista “Global Change Biology”, señaló que las vacas lecheras orgánicas producen un 12% menos de metano en promedio que las vacas lecheras convencionales. Esta investigación se basó en datos recopilados de 18 explotaciones lecheras orgánicas y 18 convencionales en Europa.

Estos estudios indican que la ganadería e industria lechera orgánica tiene el potencial de mitigar las emisiones de metano asociadas a la agricultura. No obstante, es crucial tener en cuenta que los resultados pueden variar según las condiciones específicas de los tambos o granjas, y de los animales. 

Además de su papel crucial en la disminución de las emisiones de metano, la ganadería ecológica u orgánica también representa la oportunidad de añadir valor al producto final y de explorar nuevos mercados, lo que a su vez facilita una mayor autonomía económica.

Iniciativa Ganado Más Verde (GCI)

Para respaldar la investigación y proporcionar opciones efectivas, escalables y comercialmente viables para mitigar el metano entérico, la Greener Cattle Initiative (GCI) o Iniciativa Ganado Más Verde, se presenta como un ejemplo notable. Este proyecto global involucra a algunos de los mejores expertos científicos y agrícolas del mundo para innovar en áreas como la nutrición bovina, la cría y la inteligencia artificial para monitorear emisiones de metano o factores fisiológicos relacionados. La Iniciativa Ganado Más Verde es una colaboración global entre gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales y academias. La iniciativa tiene como objetivo reducir las emisiones de metano de la ganadería en un 30% para 2030.

Las propuestas y dimensiones de la GCI

La Iniciativa Ganado Más Verde, lanzada en 2023 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), busca mitigar las emisiones de metano derivadas de la ganadería a través de la promoción de prácticas agrícolas sostenibles  abarcando las siguientes dimensiones:

  • Investigación y desarrollo: Apoyará la investigación y el desarrollo de tecnologías y prácticas agrícolas innovadoras destinadas a reducir las emisiones de metano en la ganadería.
  • Asistencia técnica: Brindará apoyo técnico a los ganaderos para facilitar la adopción de prácticas agrícolas sostenibles.
  • Educación y sensibilización: Fomentará la conciencia y la educación sobre la importancia de reducir las emisiones de metano en la ganadería.
  • Promoción de la alimentación con dietas más naturales y ricas en fibra: Las dietas ricas en fibra, al ser más difíciles de digerir que las ricas en carbohidratos fermentables, contribuyen a la reducción de la producción de metano
  • Fomentar la mejora de la salud y el bienestar de los animales: Animales saludables y bien cuidados generan menos emisiones de metano.
  • Reducción del uso de antibióticos: La disminución del uso de antibióticos puede influir positivamente en la producción reducida de metano.
  • Manejo adecuado del estiércol: Almacenar el estiércol en condiciones anaeróbicas se presenta como una medida eficaz para reducir las emisiones de metano a la atmósfera. Un ejemplo de ello es el almacenamiento del estiércol en biodigestores. Los biodigestores son instalaciones que utilizan bacterias para descomponer el estiércol y producir biogás, que es una mezcla de metano y dióxido de carbono. El metano puede ser utilizado posteriormente para producir calor o electricidad.
Puede interesarte:  Cultivo Hidropónico: Ventajas y Desventajas

Respaldada por diversas entidades, incluyendo gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales y academias, la Iniciativa Ganado Más Verde se posiciona como un factor clave para impulsar la reducción de las emisiones de metano de la ganadería y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Desafíos y Perspectivas Futuras Para la Ganadería Lechera

Si bien estas propuestas prometen resultados alentadores para la ganadería lechera, su implementación y maximización de beneficios a gran escala representan nuevos desafíos. La medición precisa del metano y la adopción generalizada de los manejos e iniciativas mencionadas son factores cruciales. Además, las oportunidades de reducción deben tener sentido económico, así que los mercados de compensación de carbono y los programas gubernamentales son herramientas útiles para ir en esta dirección.

A través de la innovación continua y el compromiso con la investigación, se está allanando el camino para un futuro donde la sostenibilidad y la eficiencia en la producción láctea coexistan armoniosamente.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!