¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.

Agricultura Sostenible: Unión Europea y Estados Unidos

wheat, cereal grains, field
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En el ámbito de la agricultura sostenible, es crucial examinar las estrategias adoptadas por los diferentes países y regiones del mundo para enfrentar los problemas medioambientales asociados a la producción agrícola. En este análisis, se compararon las políticas adoptadas actualmente por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos,  destacando aspectos clave en cada caso.

Cultura Alimentaria y Sostenibilidad en Europa y Estados Unidos

Cultura Alimentaria en Europa

La población Europea históricamente ha tenido una cultura alimentaria muy interesada en la procedencia y la calidad de los alimentos. Esta forma de ver los productos alimentarios ha sentado las bases para la implementación de políticas orientadas a fomentar la mayor sostenibilidad en los sistemas de producción agrícolas y ganaderos. La UE, con su enfoque de valoración de la trazabilidad y de la calidad de los productos alimenticios, ha incorporado a lo largo del tiempo, prácticas, políticas y reglamentaciones agropecuarias más sostenibles en comparación con otras regiones del mundo. Como contrapartida, en las últimas décadas, la cultura alimentaria europea también ha experimentado cambios significativos debido a factores como la globalización, la industrialización y la migración de la población desde las zonas rurales hacia las grandes urbes. 

Ante esta situación, se han planteado y reforzado diversas políticas y estrategias para promover la agricultura sostenible centrada en el arraigo rural. Estas políticas y estrategias se basan en los principios de la agroecología, la soberanía alimentaria, la economía circular, las cadenas cortas de suministro, y la educación alimentaria.

Cultura Alimentaria en Estados Unidos

Aunque en la actualidad, la cultura alimentaria estadounidense es una de las más diversas del mundo debido a la heterogeneidad de su población y sus influencias culturales, existe un fuerte énfasis en el consumo masivo de alimentos ultraprocesados. Si bien las preferencias del consumidor en dicho país son también heterogéneas, no impera la demanda de alimentos de alta calidad y trazabilidad como ocurre en muchos países de Europa. Si bien esta tendencia está cambiando hace ya algunas décadas, se siguen priorizando aquellos productos azucarados, altos en grasas y calorías que gozan de gran practicidad para su preparación y/o para su consumo.

De todas formas, desde hace algunos años en los Estados Unidos, ha habido un creciente interés por la agricultura orgánica y regenerativa. Los agricultores están adoptando prácticas que protegen el medio ambiente y que promueven la salud humana, no sólo por factores ideológicos y políticos, sino también porque existen nuevas oportunidades en el mercado.

Políticas Alimentarias Respecto a los Aditivos y Agroquímicos Empleados en las Cadenas de Producción 

La UE, a través de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha demostrado ser más restrictiva con el uso de determinados aditivos e insumos agrícolas dentro de las cadenas de producción de alimentos en comparación con la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Esta mayor sensibilidad europea, se refleja particularmente en mayores restricciones respecto a la aplicación de fertilizantes, pesticidas e insecticidas por parte de los productores. La Unión Europea (UE) tiene una lista de sustancias prohibidas para su uso en la agricultura, que incluye muchos pesticidas que aún están permitidos en los Estados Unidos. En contraste, la historia agrícola de EE. UU. ha involucrado a menudo la sobreaplicación de estos insumos, y podría relacionarse con la mayor presión que ejerce la industria farmacéutica (productora de agroquímicos) sobre las políticas nacionales de dicho país.

Puede interesarte:  Ganadería Lechera: Emisiones de metano y posibles soluciones

Subsidios para la Agricultura Sostenible

Los subsidios agrícolas son esenciales en ambas regiones, pero también enfrentan grandes críticas. En la UE, se cuestiona la asignación de subsidios a grandes explotaciones y la falta de accesibilidad para las pequeñas.  En el año 2022, se observó que el 80% de los subsidios agrícolas directos de la Política Agrícola Común (PAC) se destinaron a explotaciones que superaban las 100 hectáreas, mientras que las explotaciones de menos de 5 hectáreas recibieron solo el 2% de dichos pagos. Esta distribución desigual de los subsidios ha generado críticas por diversas razones. Algunos argumentan que subsidiar a las grandes explotaciones resulta injusto, dado que estas ya cuentan con recursos financieros suficientes.

Por otro lado, en EE. UU., los subsidios han sido objeto de controversia por respaldar a la producción convencional, la cual genera grandes externalidades negativas ambientales cada año. Los subsidios agrícolas en Estados Unidos, que ascienden a más de 20 mil millones de dólares anuales, se destinan a respaldar a agricultores de diferentes tamaños y tipos de producción. A pesar de esto, hay críticos que indican que estos subsidios se centran principalmente en la agricultura convencional. Aquellos que defienden los subsidios para la agricultura convencional argumentan que son esenciales para garantizar la seguridad alimentaria del país y respaldar a los agricultores estadounidenses. No obstante, los detractores opinan que los subsidios podrían ser más efectivos si se orientaran hacia la promoción de prácticas agrícolas sostenibles en lugar de favorecer exclusivamente a la agricultura convencional.


De todas formas, tanto la Unión Europea como Estados Unidos están ajustando sus políticas actuales para favorecer la agricultura sostenible. Ambos reconocen la importancia de esta forma productiva para asegurar la disponibilidad de alimentos, preservar el medio ambiente y estimular el desarrollo rural.

Políticas que Impulsan la Agricultura Sostenible

En la UE, la Política Agrícola Común (PAC) fue reformada en 2023 con un enfoque más marcado en la sostenibilidad. Esta reforma introduce un nuevo pago verde destinado a los agricultores que adoptan prácticas sostenibles, como la rotación de cultivos, la agricultura de conservación y la agricultura orgánica. Además, se incrementan los pagos directos a pequeñas explotaciones y a agricultores jóvenes.

En Estados Unidos, la Ley de Reforma Agrícola Bipartidista de 2018 también incorporó cambios para impulsar la agricultura sostenible. La ley aumentó los pagos directos a pequeñas explotaciones y asignó más fondos para la investigación agrícola y el desarrollo de prácticas agrícolas sostenibles

Desafíos Para los Agricultores en la Transición Hacia la Agricultura Sostenible

Tanto en la UE como en EE. UU., los agricultores encuentran desafíos similares ante la adopción de prácticas agrícolas más sostenibles. La necesidad de acceso a recursos educativos, a tecnologías y a financiamiento, son las barreras más comunes. Comprender estas dificultades específicas de cada país y región es esencial para facilitar la transición hacia la sostenibilidad en la agricultura.

La comparación entre la Unión Europea y Estados Unidos en materia de agricultura sostenible revela una serie de diferencias y similitudes. La cultura alimentaria, la aparición de nuevos mercados y los enfoques regulatorios gubernamentales son puntos clave que determinan el camino hacia una agricultura sostenible en el mundo. 

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!

¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.