¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.

Cómo injertar el aguacate o palta: Guía completa

plant, avocado, nature
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El aguacate, también conocido como palta, es una fruta sumamente apreciada por su sabor único y sus beneficios para la salud. Sin embargo, para los que desean cultivar este árbol, la espera hasta cosechar sus frutos puede resultar un aspecto desalentador. En términos generales, un árbol de aguacate tardará entre 5 a 10 años en producir sus primeros frutos si se cultiva a partir de una semilla. Esto puede resultar en una espera considerable antes de disfrutar de aguacates frescos de tu propio árbol.

Afortunadamente, existe una solución que permite acelerar este proceso y obtener aguacates en mucho menos tiempo: injertar.

El aguacate puede ser injertado con la finalidad de obtener frutos anticipadamente, y lo mejor de todo es que el proceso resulta bastante sencillo. En este artículo, te guiaremos paso a paso para injertar un árbol de aguacate, para que puedas disfrutar de la cosecha de aguacates en un plazo mucho más corto.

Puede interesarte:  Árbol de Aguacate: Guía completa de cultivo y cuidados

¿Por qué injertar un aguacate?

Injertar un árbol frutal, y particularmente de aguacate, es una técnica comúnmente utilizada en la fruticultura por varias razones. En primer lugar, permite obtener frutos de una variedad específica de aguacate, lo que significa que puedes asegurarte de que el árbol produzca aguacates con las características exactas que deseas, de sabor, textura y tamaño. Esto es especialmente importante si tienes preferencia por una variedad particular, la cual disfrutas más.

El injerto también acelera la producción de frutas. Los árboles de aguacate injertados suelen empezar a producir frutos más rápido que los que se cultivan a partir de semillas, lo que significa que puedes cosechar en menos tiempo

Cabe aclarar que un árbol injertado, consta de dos partes. La parte inferior la cual oficia de soporte; formará el sistema de raíces y se denomina pié de injerto, portainjerto o patrón. La parte superior, que será la que dará frutos se denomina injerto o variedad.
Generalmente el portainjerto se elige con la finalidad de brindar resistencia a determinadas plagas y enfermedades. También se eligen los patrones en función de su resistencia a ciertas características climáticas o del suelo.

Para el aguacate, generalmente se utiliza el pie de injerto proveniente de semilla o hueso, el cual se denomina pié franco.

A fines prácticos, puedes sembrar y germinar una semilla de aguacate proveniente de un árbol que tengas a tu alcance, para luego utilizar una yema o púa de este mismo árbol (u otro árbol que tenga frutos de tu agrado) para realizar el injerto. De esta manera el proceso será más sencillo y probablemente tengas éxito.

Puede interesarte:  3 formas fáciles de germinar el aguacate o palta

Herramientas y materiales necesarios para injertar el aguacate

Asegúrate de que todas las herramientas y materiales estén limpios y en buenas condiciones antes de comenzar el proceso de injerto, ya que la higiene es crucial para el éxito del injerto y para evitar la propagación de enfermedades. Para higienizar las herramientas de corte, puede utilizarse hipoclorito de sodio (lejía) al 2% mezclado con agua, o bien lejía de ceniza casera.

Puede interesarte:  Lejía de ceniza: Usos en el huerto y como prepararla
  • Portainjerto de aguacate (de preferencia criollo): Esta es la planta base en la que se realizará el injerto. Debe provenir de una semilla y ser una planta joven saludable, vigorosa y resistente a las inclemencias del clima de tu localidad. Previamente deberás sembrar y germinar una semilla de aguacate para obtener una planta sana. La planta debe tener al menos 10 meses de edad y/o 1,5 cm de grosor en la base del tallo para injertarla con la variedad elegida.
  • Injerto o variedad de aguacate: Este es el material vegetal que debes obtener y que proviene de la variedad de aguacate que deseas injertar en el portainjerto o patrón. Debe provenir de un árbol maduro que ya dió frutos, los cuales son de tu preferencia.
    Los tipos de injerto que se pueden hacer en el aguacate son, el enchapado lateral, injerto de yema, yema en escudete o parche y de hendidura.
  • Cuchillo o navaja de injerto: Un cuchillo afilado y limpio es esencial para hacer cortes precisos. Se utilizan varios tipos de cuchillos de injerto con diversos diseños. Es recomendable usar la navaja simple con descortezador.
  • Tijeras de podar: Se utilizan para cortar las ramas y brotes del portainjerto y del injerto.
  • Cinta de injerto, plástica negra o caucho: Esto se usa para mantener el injerto en su lugar una vez que se haya realizado. La cinta de injerto o el caucho deben ser flexibles y duraderos.
  • Cicatrizante de injerto (opcional): Se utiliza para sellar los cortes y prevenir la entrada de enfermedades o patógenos. Puede ser una pasta o una solución líquida. Existen muchos en el mercado.
  • Bolsa de plástico transparente: Algunas personas utilizan bolsas de plástico transparentes para crear un ambiente húmedo alrededor del injerto para prevenir la desecación del injerto.
  • Guantes y desinfectantes: Para mantener una higiene adecuada de las manos durante el proceso y evitar la contaminación.

Preparación del portainjerto, patrón o pié 

El momento adecuado para realizar todo el procedimiento va desde mayo a agosto, para países con climas tropicales. Tanto para el hemisferio norte como para el hemisferio sur, debe ser durante la primavera.

  1. Elige un árbol de aguacate saludable y joven que servirá como el portainjerto. Debe estar libre de enfermedades y plagas. La variedad del patrón o portainjerto puede ser diferente de la variedad del injerto si estás buscando combinar las características de dos tipos de aguacate. Por ejemplo, puede ser pie criollo con injerto de variedad hass.
  2. Antes de comenzar, asegúrate de que el portainjerto esté limpio y libre de ramas muertas o enfermas. Utiliza tijeras de podar limpias para eliminar cualquier crecimiento no deseado. Elimina las hojas del tallo, solo deja unas cuantas hojas en la parte superior del mismo.
  1. Para hacer un injerto de tipo escudete, basta con realizar dos cortes limpios en forma de “T”, de una profundidad de 1 mm aproximadamente (no debe ser demasiado profundo), para luego poder levantar la “corteza” con el descortezador y que quede un “bolsillo” para posteriormente encajar la yema. Los cortes deben efectuarse aproximadamente a una altura de 15-30 cm desde el suelo, dependiendo de la altura que desees para el injerto. Asegúrate de que el corte sea suave y sin desgarros.

Una vez que hayas preparado el portainjerto de esta manera, estará listo para recibir el injerto. La preparación adecuada del portainjerto es esencial para crear un entorno propicio para que el injerto se una con éxito y comience a crecer como un solo árbol.

Preparación del injerto

  1. Selección del material de injerto: Elige una rama para obtener una yema axilar saludable, próxima a una hoja. La rama debe provenir de un árbol de aguacate que ya dio fruto. Realiza un corte que contenga el pecíolo de la hoja y la yema. Luego debes cortar la hoja dejando solamente el pecíolo con la yema. El pecíolo permite manipular fácilmente la yema con los dedos para ubicarla en la “T”. El injerto de yema finalmente deberá tener forma de escudo o “D”.
  2. Realiza el injerto: Coloca el injerto dentro de la “T” previamente realizada sobre el pié, teniendo en cuenta que coincida el tejido cambial del portainjerto con el del injerto en forma de “D”.
  3. Coloca un cicatrizante en los bordes una vez realizada la unión.
  4. Coloca la cinta plástica cubriendo toda la superficie intervenida, dejando solamente asomar la yema con el pecíolo.
  5. Opcional: Ata una bolsa plástica inflada sobre el injerto para que se genere un microclima (como un pequeño invernadero) para impedir la deshidratación de la yema. Es importante que la bolsa sea transparente, porque debe entrar luz.

Una vez que hayas injertado de esta manera, al cabo de un año estarán unidas las partes. Es importante ubicar el árbol recién injertado en un lugar protegido de la luz solar directa ya que lo puede afectar negativamente. Luego de que se hayan unido las partes, puedes sacarle la cinta plástica. Posteriormente, con tijera de podar, corta las hojas y ramas del pié, por encima del injerto, para que la yema injertada sea la que retome el crecimiento.

Cuidado después del injerto

  • Protección contra condiciones climáticas extremas: Si el clima es extremadamente cálido o frío, protege el injerto. Puedes usar una malla de sombra o una cubierta para protegerlo del sol directo o las heladas, según sea necesario.
  • Riego: Mantén el sustrato alrededor del injerto constantemente húmedo pero no empapado durante las primeras semanas o meses después del injerto. El riego regular es esencial para evitar que el injerto se seque.
  • Eliminación de brotes competidores: Si observas que comienzan a crecer brotes o ramas en el portainjerto por encima del punto de injerto, elimínalos con cuidado. Estos brotes competidores pueden robar nutrientes y energía del injerto.
  • Mantenimiento de la humedad: Si utilizaste una bolsa de plástico para cubrir el injerto, retírala después de que hayas observado un crecimiento satisfactorio. Gradualmente reduce la humedad ambiental para que el injerto se adapte a las condiciones normales del ambiente.
  • Control de plagas y enfermedades: Inspecciona regularmente el injerto en busca de signos de plagas o enfermedades. Aplica tratamientos adecuados y productos orgánicos si es necesario. El cicatrizador del injerto también ayuda a prevenir infecciones.
  • Fertilización: Asegúrate de que el árbol reciba los nutrientes necesarios para el crecimiento. Puedes aplicar compost, humus de lombriz, harina de hueso, roca fosfórica, u otras enmiendas para aportar un perfil de nutrientes completo o determinado, según sea la demanda del árbol.

Recuerda que el tiempo que lleva que el injerto se establezca y comience a producir frutos puede variar según las condiciones y el tipo de injerto, pero generalmente en 2 o 3 años puedes empezar a cosechar los primeros frutos.

El injerto del aguacate es una técnica que ofrece la promesa de disfrutar de la exquisita recompensa del aguacate en un período de tiempo considerablemente más corto que el cultivo a partir de semillas. Con paciencia y destreza, puedes convertir tu árbol de aguacate en una fuente anticipada de frutos frescos y deliciosos. ¡Manos a la obra!

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!

¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.