Eutrofización: Qué es, causas y consecuencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los cuerpos de agua dulce que se encuentran distribuidos por la superficie de todo el planeta tierra desempeñan un papel ecológico fundamental, ya que son una pieza clave dentro del ciclo del agua, mientras que sirven de hábitat para una gran diversidad de especies animales y vegetales. Sin embargo, existe un fenómeno extendido en todo el mundo, denominado eutrofización, que en muchos casos, resulta amenazante para el equilibrio de estos ecosistemas acuáticos. Este fenómeno es multicausal y genera consecuencias ambientales que detallaremos a lo largo de este artículo.

Qué es la Eutrofización

En términos simples, la eutrofización se refiere a la formación excesiva de cianobacterias en cuerpos de agua de poca circulación, como lagos, y que es provocada por la entrada exógena de nutrientes en el agua, especialmente nitrógeno y fósforo. Las cianobacterias se reproducen y forman una capa en la superficie del agua, que bloquea la luz solar, evitando que penetre en estratos más profundos. Esto lleva a la reducción del crecimiento de las algas en áreas más profundas, las cuales, son importantes para la oxigenación del agua porque, como producto de la fotosíntesis, liberan oxígeno al medio. Paralelamente se incrementa la actividad metabólica de los microorganismos descomponedores, quienes realizan respiración aeróbica, y comienzan a consumir los excedentes de materia orgánica generados cerca de la superficie, a raíz de la muerte progresiva de las cianobacterias. Posteriormente se produce un agotamiento rápido del oxígeno disuelto en el fondo del entorno acuático. Como resultado, el ambiente se vuelve carente de oxígeno, es decir, anóxico. Estos cambios drásticos alteran radicalmente el entorno, volviéndolo inhóspito para la mayoría de las especies que antes formaban parte del ecosistema, como peces y vida silvestre asociada.

Causas de la Eutrofización

La formación anormal de cianobacterias en los lagos puede tener distintas causas, y aunque generalmente son originadas por la actividad humana, cabe aclarar que la eutrofización no siempre debe considerarse como una consecuencia de la contaminación ambiental. La eutrofización muchas veces forma parte de procesos naturales, que ocurrirían incluso sin la intervención humana.

De todas formas, en este artículo explicamos sobre la eutrofización causada por el ser humano y sobre las consecuencias que ésta produce en el ambiente. A continuación mencionamos distintas causas de origen antrópico, que pueden provocar la eutrofización.

Fertilizantes sintéticos de la Agricultura

El uso generalizado de fertilizantes sintéticos, ricos en nitratos y fosfatos, desencadena la eutrofización cuando éstos ingresan y se depositan en los cuerpos de agua circundantes a través de la escorrentía. Este exceso de nutrientes desencadena floraciones masivas de cianobacterias que alteran el equilibrio ecológico.

Vertidos de Aguas Residuales

El vertido directo o indirecto de aguas residuales sin un tratamiento adecuado es otra fuente significativa de nutrientes que alimentan la eutrofización. Compuestos ricos en nitrógeno y fósforo provenientes de actividades domésticas e industriales pueden infiltrarse en ríos y lagos, proporcionando un ingreso adicional de nutrientes, exacerbando el proceso de eutrofización.

Puede interesarte:  Ruibarbo: Propiedades medicinales, usos y preparaciones

Escorrentía Urbana

La escorrentía urbana, que transporta sedimentos, nutrientes y contaminantes desde calles y superficies pavimentadas hacia los cuerpos de agua, contribuye en parte a la eutrofización. Aceites, fertilizantes y otros productos químicos encuentran su camino hacia los ríos y lagos, proporcionando el sustento necesario para el crecimiento desmedido de algas microscópicas y cianobacterias.

Consecuencias de la Eutrofización

El exceso de nutrientes provenientes de fuentes como la agricultura y los vertidos de aguas residuales actúa como un catalizador para el florecimiento descontrolado de algas. Estas floraciones masivas crean lo que comúnmente se conoce como “sopa verde”, cubriendo la superficie de los cuerpos de agua. Además de ser visualmente desagradables, estas algas producen malos olores y toxinas perjudiciales para la salud humana y animal. Mencionamos a continuación, algunas de las consecuencias de la eutrofización.

Anoxia en el Agua

A medida que las algas proliferan, su descomposición consume grandes cantidades de oxígeno disuelto en el agua. Este proceso puede conducir a la anoxia, creando zonas muertas donde la concentración de oxígeno es insuficiente para sostener la vida acuática. Peces, invertebrados y otras formas de vida acuática sufren las consecuencias, y la biodiversidad de los ecosistemas acuáticos se ve amenazada.

Desequilibrio Ecológico

La eutrofización perturba el equilibrio delicado de los ecosistemas acuáticos. Mientras algunas especies de algas microscópicas se reproducen, otras formas de vida, como algas sumergidas y especies acuáticas sensibles, disminuyen debido a la falta de luz y oxígeno. Esto crea un desequilibrio ecológico, afectando la biodiversidad y la función natural de los ecosistemas acuáticos.

Aumento de Costos para el Tratamiento del Agua

El agua contaminada por la eutrofización puede requerir procesos de tratamiento más intensivos para que resulte segura para el consumo humano. Esto no solo implica costos adicionales para las plantas de tratamiento de agua, sino que también puede aumentar la presión sobre las fuentes de agua dulce, que ya están bajo amenaza debido a la creciente demanda y el cambio climático.

Medidas de Prevención y Mitigación de la eutrofización

Ante el desafío global de la eutrofización, la adopción de medidas preventivas y de mitigación es esencial para salvaguardar la salud de nuestros cuerpos de agua. Estas estrategias, respaldadas por la ciencia y la colaboración entre diversas partes interesadas, apuntan a abordar las causas fundamentales y reducir los impactos negativos

Fertilización Responsable y Buenas Prácticas Agrícolas

Promover prácticas agrícolas sostenibles es esencial para reducir la escorrentía de nutrientes hacia los cuerpos de agua. Esto incluye:

  • Aplicación precisa y no excesiva de los fertilizantes, priorizando aquellos de menor solubilidad, como por ejemplo, por medio de aplicaciones de roca fosfórica.
  • Fertilización y aprovechamiento del estiércol excedente de la industria ganadera intensiva, para aportar nitrógeno y fósforo. Muchas veces los residuos y desechos de la ganadería intensiva acaban en cuerpos de agua. Hacer un aprovechamiento de estos residuos como fertilizante, contribuye a generar una economía circular.
  • Fomentar la agricultura orgánica, que tiene por norma no exceder los 170 kg de aporte de nitrógeno por hectárea por año.
  • Realizar prácticas conservacionistas en cuanto a la labranza del suelo y mantener el suelo cubierto con cultivos de cobertura para evitar la escorrentía.

Tratamiento eficiente de Aguas Residuales

Garantizar un tratamiento eficaz de las aguas residuales antes de su liberación al medio ambiente es fundamental. La implementación de sistemas de tratamiento avanzados, como plantas de tratamiento de aguas residuales, ayuda a reducir la carga de nutrientes y contaminantes antes de que alcancen los cuerpos de agua. La inversión en infraestructuras de tratamiento modernas es esencial para mantener la calidad del agua.

Puede interesarte:  Las Propiedades Medicinales del Nogal: Un Tesoro Natural

Restauración Ecológica de Zonas Ribereñas con Barreras Naturales

La restauración de zonas ribereñas con vegetación nativa actúa como una barrera natural contra la escorrentía de nutrientes. Estos corredores ribereños no solo ayudan a filtrar los contaminantes, sino que también proporcionan hábitats para la fauna acuática y terrestre. Iniciativas de reforestación y restauración ecológica contribuyen significativamente a esta propuesta.

Manejo Integral de Cuencas con un Enfoque Holístico

Adoptar un enfoque de manejo integral de cuencas implica considerar todos los aspectos del ciclo del agua en una región determinada. Esto incluye la gestión de suelos, la planificación urbana y la conservación de humedales. La coordinación entre sectores y la implementación de políticas que aborden múltiples dimensiones de la gestión del agua son cruciales.

Educación Ambiental

La concienciación pública sobre la importancia de la conservación del agua y la prevención de la eutrofización es un componente clave. Programas educativos, campañas de sensibilización y la participación comunitaria pueden fomentar prácticas más sostenibles en el uso del agua y generar un cambio cultural hacia la protección de nuestros recursos hídricos.

Monitoreo Continuo

Establecer programas de monitoreo continuo de la calidad del agua es esencial para evaluar la efectividad de las medidas adoptadas y realizar ajustes según sea necesario. Los datos precisos proporcionan una base sólida para la toma de decisiones informadas y la adaptación de estrategias de gestión.

La combinación de estas medidas, adaptadas a las condiciones específicas de cada región, es crucial para abordar la problemática de la eutrofización de manera efectiva. La colaboración entre gobiernos, comunidades, industrias y organizaciones ambientales desempeña un papel fundamental en la implementación exitosa de estas estrategias y en la preservación a largo plazo de nuestros valiosos cuerpos de agua.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!