Olmo: Propiedades medicinales, usos y preparaciones

leaves, mountain elm, nature
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El Olmo, científicamente conocido como Ulmus Rubra, tiene su origen en el sudeste de Norteamérica y se encuentra distribuido tanto en América como en Europa. El olmo posee una rica historia en la medicina natural ya que su corteza ha sido utilizada con múltiples propósitos a lo largo de los siglos. En este artículo explicaremos las propiedades medicinales del Olmo, detallando sus usos a lo largo del tiempo y proporcionando información sobre cómo preparar esta planta para aprovechar su amplia gama de beneficios para la salud.

Propiedades medicinales del Olmo

Como dijimos anteriormente, el Olmo ha sido valorado por sus propiedades medicinales a lo largo de la historia. A continuación, enumeramos algunas de sus propiedades medicinales que hacen del Olmo una planta invaluable para la fitoterapia y la medicina natural.

Demulcente para el sistema gastrointestinal

Los nativos norteamericanos ya conocían la capacidad demulcente del Olmo, gracias al abundante mucílago presente en la cara interna de su corteza, similar al que presenta la Acacia. Este mucílago actúa como un calmante eficaz para aliviar la inflamación de las paredes internas del estómago e intestino. Se utiliza para tratar problemas como úlceras estomacales, colon irritable, diverticulosis y hemorroides.

Descongestivo para el sistema respiratorio

La corteza del Olmo, rica en taninos, actúa como un potente descongestivo. Esto lo hace indicado para el tratamiento de irritaciones de la garganta, tos, resfríos y catarros.

Uso externo del mucílago del Olmo como astringente

Su aplicación externa también se extiende a la curación de heridas y afecciones cutáneas como forúnculos, ya que posee una fuerte acción cicatrizante.

Sudorífico y diurético

El Olmo no solo calma las molestias gastrointestinales, sino que también actúa como sudorífico y diurético. Esto lo hace útil en el tratamiento de condiciones en las que existen dificultades para evacuar la vejiga o de retención de líquidos. Además, al ser sudorífico, contribuye a eliminar toxinas por la piel por medio de la sudoración, cuando se presentan algunas afecciones infecciosas.

Cómo preparar el Olmo para uso medicinal

La preparación adecuada del Olmo es crucial para aprovechar al máximo sus beneficios medicinales. Aquí se detallan las instrucciones para preparar y utilizar esta planta

Recolección, secado y almacenamiento del Olmo

La parte activa del Olmo es su corteza interna, ya que es blanda, húmeda y cargada de mucílago. Se debe recolectar cuidadosamente esta corteza, para luego dejarla secar al aire libre, y finalmente almacenarla en trozos pequeños o en polvo seco.

Cocimiento para uso interno

Para casos de uso interno, como trastornos gastrointestinales, se debe hacer un cocimiento a fuego lento con uno o dos puñados grandes de corteza por cada taza de agua. Se recomienda cocinar durante diez a quince minutos, revolviendo bien cuando se utiliza polvo para evitar la formación de grumos. La decocción se filtra y se toma hasta tres tazas al día, preferiblemente antes de las comidas.

Puede interesarte:  Agrimonia: Propiedades Medicinales, Preparaciones y Usos

Uso externo para la piel

Para aplicaciones externas, la decocción tibia se puede utilizar en el lavado de la piel. También, las cataplasmas elaboradas con la corteza fresca han mostrado ser eficaces para tratar úlceras o llagas de difícil curación.

Té de Olmo como alimento y medicina

Existe la costumbre de hervir la corteza del olmo en agua o leche, y se suele denominar “té de Olmo“. Esta costumbre se ha transmitido de generación en generación y consiste en preparar, preferentemente, una cucharada sopera de polvo seco de corteza de olmo por cada taza de líquido. Esta decocción sigue siendo considerada tanto un alimento nutritivo, como un remedio curativo o preventivo en muchos lugares, y especialmente indicado para niños, ancianos y embarazadas, con la finalidad de ayudar a prevenir inflamaciones intestinales y actuar como antidiarreico. En el caso del uso por parte de embarazadas, se recomienda que sea a partir del séptimo mes. Esta preparación también se utiliza para tratar problemas estomacales y dolores de garganta.

La correcta preparación y aplicación, ya sea para uso interno o externo, son fundamentales para aprovechar al máximo las virtudes curativas de este árbol. El Olmo siempre estuvo culturalmente aceptado como medicina natural a lo largo de los siglos por algunas culturas. De todas formas, recuerda que siempre es fundamental consultar con tu médico antes de comenzar un tratamiento natural con esta planta medicinal.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!