¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.

Árbol de Mandarina: Cómo cultivar y cuidar este frutal

cultivo y cuidado del arbol de mandarina
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Origen del Árbol de Mandarina

El árbol de mandarina, también llamado mandarino, tiene su origen en China y el suroeste de Asia. El nombre “mandarina” proviene de los trajes de color similar usados por los mandarines, que eran los gobernantes en la antigua China. Este cítrico fue introducido en Europa en el siglo XIX y posteriormente se propagó a América y otras regiones del mundo.

Características del Árbol de Mandarina

Las características morfológicas del árbol de mandarina son las siguientes:

  • Es un árbol pequeño, con una altura que varía entre 2 y 6 metros, presentando un tronco torcido y ramas espinosas.
  • Sus hojas son perennes, alargadas y de color verde oscuro, con el margen aserrado y el pecíolo alado.
  • Las flores del árbol de mandarina son blancas, aromáticas, pentámeras, con 18 a 23 estambres, y se agrupan en inflorescencias axilares o terminales.
  • Los frutos son esféricos, achatados, con cáscara delgada y fácil de separar. Presentan un color que va desde el amarillo verdoso hasta el rojo anaranjado. La pulpa es jugosa y dulce, dividida en 10 a 13 gajos.
  • Las semillas son oblongo-ovoides y pueden tener un color blanco o verdoso.
caracteristicas arbol de mandarina flor blanca

Variedades más consumidas

Clementinas: Son las más conocidas y típicas de la época decembrina. Se caracterizan por no tener semillas, ser muy jugosas, poseer un sabor más dulce y exhibir un color naranja bastante fuerte. Dentro de este grupo, se encuentran subtipos como Fina, Oroval, Clemenules, Mariso, Oronules, Clemenpons y Esbal.

Satsumas: Originarias de Japón, estas mandarinas son más delicadas y contienen una gran cantidad de jugo. Presentan un color más amarillento en comparación con otras variedades, son de tamaño generoso y tienen una forma achatada. Algunos subtipos destacados son Okitsu, Owari y Clausellina.

Híbridas: Resultan del cruce entre diversas especies de mandarinos. Existen numerosas variedades híbridas, como tangelos, tangors, ortaniques y murcotts. Estas frutas suelen tener un sabor más ácido y una cáscara más gruesa en comparación con otras mandarinas.

Cómo germinar una semilla de Mandarina

  1. Lava y seca las semillas: Extrae las semillas de una mandarina y asegúrate de lavarlas y secarlas completamente.
  2. Quita la capa protectora: Retira la capa protectora que envuelve las semillas. Este paso facilitará el proceso de germinación.
  3. Coloca las semillas entre papel húmedo: Sitúa las semillas entre dos capas de papel húmedo dentro de un recipiente con tapa. Esto proporcionará las condiciones ideales para la germinación.
  4. Ubica el recipiente en un lugar cálido: Coloca el recipiente en un lugar cálido y espera una o dos semanas hasta que las semillas broten.
  5. Trasplanta las plántulas: Una vez que las plántulas hayan brotado, transplántalas a una maceta con tierra orgánica y piedras pequeñas para asegurar un buen drenaje del agua.
  6. Coloca la maceta en un lugar soleado: Sitúa la maceta en un lugar con luz solar directa y riega las plántulas con frecuencia, evitando el encharcamiento del agua.

Árbol Frutal de Mandarinas

¿No te sientes seguro con la germinación? Adquiere una Planta de Mandarina lista para darte frutos esta temporada.

Cómo cultivar un Árbol de Mandarina

  1. Elige un lugar adecuado: Seleccione cuidadosamente un lugar para la siembra del árbol de mandarina que reciba abundante luz solar y cuente con un suelo bien drenado. Evita áreas propensas a encharcamientos o suelos excesivamente compactos.
  2. Prepara el terreno: Asegúrate de que el suelo esté suelto y libre de malezas. Enriquece el suelo con materia orgánica, como compost o estiércol, para mejorar la fertilidad y retención de humedad.
  3. Selecciona un árbol de calidad: Escoge un ejemplar saludable con tronco recto y ramas bien distribuidas. Opta por variedades adaptadas al clima y las condiciones de tu región.
  4. Realiza la siembra correctamente: Cava un hoyo lo suficientemente grande y profundo para acomodar las raíces sin dañarlas. El diámetro debe ser aproximadamente el doble del tamaño del pan de tierra de la planta. Coloca el árbol en el hoyo, asegurándote de que quede a nivel del suelo y sin espacios de aire alrededor de las raíces. Cubre el agujero con tierra suelta y compacta suavemente alrededor del tronco.
  5. Brinda cuidados regulares: Riega el árbol regularmente para mantener el suelo húmedo pero evitando el encharcamiento. Aplica fertilizantes específicos para cítricos según las recomendaciones del fabricante. Elimina las malas hierbas y protege el árbol de plagas y enfermedades mediante tratamientos adecuados.
Puede interesarte:  Caviar cítrico o lima caviar: Guía para cultivar y cuidar este frutal

Cómo cuidar un Árbol de Mandarina

Para cuidar un árbol de mandarina correctamente, es esencial atender los siguientes aspectos:

Luz

El árbol de mandarina requiere una exposición significativa al sol. Colócalo en un lugar que reciba al menos 6 horas de luz directa al día para favorecer un desarrollo saludable.

Suelo

Opta por un suelo bien drenado, suelto y enriquecido con materia orgánica, manteniendo un pH entre 6 y 7. Puedes mejorar la calidad del suelo aplicando compost o estiércol antes de la plantación o en cada cambio de maceta.

Riego

El riego debe ser regular, evitando que el suelo se encharque. Mantén la tierra húmeda, pero no saturada. La frecuencia dependerá del clima, la estación y el tamaño del árbol. En verano, puedes regar cada 2 o 3 días, mientras que en invierno, el intervalo puede ser de 5 a 7 días. Realiza el riego por la mañana o por la tarde, evitando las horas de mayor calor.

Temperatura

El árbol de mandarina es sensible al frío y las heladas, por lo que es crucial protegerlo. Asegúrate de resguardarlo si la temperatura desciende por debajo de los 13°C. En zonas con inviernos fríos, considera cultivar el árbol en una maceta y trasladarlo a un lugar protegido durante la temporada invernal. Además, puedes utilizar mantas térmicas o plásticos transparentes para cubrir el árbol en caso de riesgo de heladas.

Funda para Plantas, Cubiertas de Protección contra Heladas

  • Resistente a Rasgaduras y protección UV: fabricado con tela de gran calidad, el diseño resistente a los rayos UV proporciona una durabilidad excepcional a la luz solar.
  • Diseño único: hay una cremallera invisible y un cordón ajustable en la bolsa de la maceta. que aseguran una sujeción segura, la bolsa de plantas de tina no es arrastrada por el viento. Cómodo de llevar.
  • Gran Compatibilidad: tiene un espacio generoso para una cubierta de 180 x 120 cm. Bueno para proteger las plantas tropicales de las heladas. Adecuado para plantas en macetas extra grandes o plantas en macetas múltiples.
  • Material Duradero: Los bordes encuadernados brindan protección total para cubrir grietas. Es duradero contra la luz solar. Reutilizable todos los años.
  • Aplicación Amplia: proteja las plantas del granizo de nieve, las heladas en el invierno y los insectos, las aves durante la temporada de crecimiento. No es necesario quitarlas cada mañana y reemplazarlas cada noche.

Cómo cosechar y conservar las mandarinas

Cosecha:

  • Recolecta solo mandarinas completamente maduras, identificadas por un color naranja intenso y que se desprendan fácilmente del tallo.
  • Utiliza podadoras o tijeras para cortar el tallo lo más cerca posible de la fruta, evitando dañar la cáscara.

Limpieza y secado:

  • Enjuaga las mandarinas en un recipiente con agua fría y sécalas inmediatamente.

Almacenamiento inicial:

  • Coloca las mandarinas en una canasta o recipiente con agujeros para facilitar la circulación del aire.

Almacenamiento a corto plazo:

  • Evita la exposición directa a la luz solar y no apiles las mandarinas, ya que esto puede acelerar su deterioro.
  • Inspecciona regularmente los frutos y retira aquellos que presenten daños, pudrición o roturas.

Almacenamiento a corto plazo en ambiente:

  • Si planeas consumir las mandarinas en pocos días, puedes dejarlas a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco.

Almacenamiento a largo plazo en refrigeración:

  • Para conservar las mandarinas por más tiempo, guárdalas en el frigorífico, preferiblemente en el cajón de las verduras, donde pueden mantenerse frescas hasta por un mes.
Puede interesarte:  Árbol de Guayaba Fresa: Guía completa de cultivo y cuidados

Importante:

  • Evita lavar las mandarinas antes de almacenarlas, ya que la humedad podría favorecer el crecimiento de hongos y bacterias.

Cómo Podar un Árbol de Mandarina

La poda de un árbol de mandarina debe llevarse a cabo considerando ciertos aspectos y siguiendo pautas específicas. Aquí te proporciono las recomendaciones:

Momento adecuado para la poda: El momento ideal para podar el árbol de mandarina es a fines del invierno o principios de la primavera, cuando se encuentra en reposo y no hay riesgo de heladas. También se puede realizar en otoño si las condiciones climáticas son cálidas. Evita la poda durante el verano para prevenir el estrés causado por el calor y la pérdida de savia.

Herramientas necesarias: Utiliza herramientas adecuadas para la poda, como tijeras de podar para ramas finas, sierra para ramas más gruesas, podadora de altura para ramas altas y motosierra para troncos robustos. Asegúrate de que las herramientas estén limpias y afiladas para evitar dañar el árbol o propagar enfermedades.

Tipos de poda según el objetivo y la edad del árbol

  1. Poda de formación: Aplicable a árboles jóvenes para establecer una estructura adecuada. Elimina ramas bajas, las que crecen hacia el centro, las cruzadas, débiles o enfermas. Deja una copa abierta y equilibrada con 3 o 4 ramas principales bien distribuidas.
  2. Poda de fructificación: Dirigida a árboles adultos para estimular la producción de frutos. Elimina ramas no productivas, secas, rotas, dañadas, competidoras o que sombrean demasiado la copa. Asegúrate de mantener espacio suficiente entre las ramas para la entrada de luz y aire.
  3. Poda de producción: Aplicable a árboles viejos para mantener su forma y limpiar el interior. Elimina ramas no productivas, muertas, enfermas o entrelazadas, así como aquellas que crecen verticalmente o hacia el centro del árbol.
  4. Poda de rejuvenecimiento: Necesaria para árboles muy viejos o descuidados con el fin de recuperar vitalidad y producción. Elimina gran parte de la copa, conservando solo las ramas más sanas y vigorosas. Realiza este proceso gradualmente en varios años para evitar debilitar demasiado el árbol.
  5. Poda en verde: Se realiza en primavera o verano, durante la actividad vegetativa del árbol. Consiste en eliminar brotes tiernos no productivos, aquellos que crecen en exceso o desvían la savia de las ramas fructíferas. Realiza esta poda con precaución, evitando cortes excesivos o heridas en el árbol.

Tijera de podar profesional con mango enrollable Forjada en acero y Recuibierta en titanio

  • El mango rotativo reparte el esfuerzo de poda necesario, reduciendo la fuerza de corte necesaria, lo que protege articulaciones y músculos
  • Tijeras de podar jardín Forjada en acero y recuibierta en titanio
  • Tijera Profesional con corte bypass suave y limpio.
  • Bloqueo de seguridad: cómodo sistema de seguridad con fácil apertura y cierre.

Plagas y Enfermedades comunes con Soluciones Ecológicas

Plagas

  • Araña roja:
    • Descripción: Ácaro de color rojo que se alimenta de las hojas, provocando manchas decoloradas, telarañas y debilitamiento del árbol.
    • Solución orgánica: Utiliza aceite de neem, un insecticida natural. Prepara una solución de 3 ml de aceite de neem por litro de agua y rocía las hojas afectadas cada 7 a 10 días.
  • Cochinilla:
    • Descripción: Insectos que succionan la savia, causando manchas decoloradas, ralentización del crecimiento y debilitamiento del árbol.
    • Solución orgánica: Emplea tierra de diatomeas, un polvo compuesto por algas fosilizadas que actúa como abrasivo. Disuelve 25g de tierra de diatomeas en 1 litro de agua y riega el árbol una vez por semana.
  • Mosca blanca:
    • Descripción: Insectos blancos que se posan en el envés de las hojas, se alimentan de savia y producen melaza que favorece el crecimiento de hongos.
    • Solución orgánica: Usa jabón potásico, un producto ecológico. Mezcla 15ml de jabón potásico por litro de agua y pulveriza las hojas afectadas cada 15 días.
  • Minador de los cítricos:
    • Descripción: Larva de una mariposa que crea galerías dentro de las hojas, afectando la fotosíntesis y la estética del árbol.
    • Solución orgánica: Aplica aceite de parafina, que forma una película protectora sobre las hojas y evita la puesta de huevos. Diluye 10ml de aceite de parafina por litro de agua y rocía las hojas cada 20 días.

Enfermedades

  • Podredumbre marrón:
    • Descripción: Enfermedad causada por un hongo que produce manchas café en hojas y frutos, así como pudrición de raíces.
    • Solución orgánica: Utiliza fungicidas a base de cobre. Aplica una dosis de 2g de cobre por litro de agua, pulverizando las partes afectadas cada 15 días.
  • Sarna del naranjo dulce:
    • Descripción: Enfermedad causada por un hongo que produce lesiones grises en la cáscara de los frutos.
    • Solución orgánica: Aplica bicarbonato sódico para modificar el pH del suelo y dificultar el crecimiento del hongo. Espolvorea una cucharada de bicarbonato sódico por metro cuadrado de suelo una vez al mes.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!

¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

En este recurso encontrarás las respuestas a las 10 preguntas más realizadas sobre la Agricultura Orgánica.