¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

Micorrizas: qué son y qué beneficios ofrecen

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Las micorrizas son asociaciones simbióticas mutualistas que se establecen entre las raíces de la mayoría de las plantas y ciertos tipos de hongos. El término micorriza proviene del griego “mykos, que significa hongo, y “rhiza,que significa raíz, lo que refleja la naturaleza de esta relación, donde los hongos y las raíces de las plantas se asocian de manera beneficiosa, intercambiando recursos.

En esta simbiosis, los hongos micorrícicos colonizan las raíces de las plantas, formando estructuras especializadas llamadas “hifas” que se entrelazan con las raíces vegetales. Estas hifas actúan como una extensión del sistema de raíces de la planta y proporcionan varios beneficios tanto para los hongos como para las plantas. Las plantas obtienen mayor cantidad de agua y nutrientes gracias a la exploración subterránea que le confiere el hongo al asociarse a sus raíces. Por otro lado, el hongo obtiene hidratos de carbono y vitaminas que, de lo contrario no podría obtener con facilidad si no estuviera asociado al vegetal

Tipos de micorrizas

Existen dos grandes grupos que clasifican a las micorrizas según sus características morfológicas: las ectomicorrizas y las endomicorrizas.

Ectomicorrizas

La ectomicorriza es una forma de simbiosis micorrízica que se establece entre ciertas especies de hongos y las raíces de aproximadamente el 98% de las plantas vasculares.

En este tipo de simbiosis, los hongos forman una capa protectora alrededor de las raíces de la planta hospedera, pero no penetran en sus células. Esta capa protectora que forma una red de hifas ramificada entrelazada con las raíces de la planta, se la denomina red de Hartig. Dentro de esta red, se produce el intercambio de nutrientes entre la planta y el hongo. Esta relación simbiótica tiene un valor ecológico importante ya que permite la supervivencia tanto del hongo como de la planta involucrada, formando parte del equilibrio de importantes ecosistemas. Las ectomicorrizas son comunes en árboles, especialmente en bosques boreales y templados.

Endomicorrizas 

En este caso, los hongos penetran las células de las raíces de las plantas. Las endomicorrizas, no forman un manto externo visible a simple vista. En lugar de ello, las hifas fúngicas inicialmente se infiltran entre las células de las raíces de las plantas y luego continúan su penetración hacia el interior de estas células. Este proceso conduce a la formación de estructuras especializadas, denominadas arbúsculos, los cuales son los encargados del intercambio de nutrientes entre planta y hongo. Las endomicorrizas son comunes en una amplia variedad de plantas, incluyendo cultivos agrícolas.

Beneficios de las micorrizas para la agricultura y para la jardinería

Las micorrizas no solo mejoran la productividad de los cultivos, sino que también promueven prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, ya que permiten obtener buenos resultados sin tener que utilizar fertilizantes de síntesis química. Además, permiten que los cultivos se adapten a suelos pobres sin necesidad de realizar fertilizaciones costosas. También cabe mencionar que actualmente se está extendiendo la oferta de insumos formulados con hongos micorrícicos para su uso en la jardinería, lo cual, implica una opción interesante para manejar la fertilidad de tus cultivos o tus plantas ornamentales.

Puede interesarte:  Qué es la fijación biológica del nitrógeno

La comprensión de estos beneficios es fundamental para evaluar la posibilidad de usarlas como bioinsumo para el desarrollo de sistemas agrícolas más eficientes y sostenibles. A continuación, mencionamos algunos beneficios que ofrecen las micorrizas.

Eficiencia para la Absorción de Nutrientes

Los hongos micorrícicos tienen una mayor capacidad para explorar el suelo en busca de nutrientes. Pueden extender sus hifas mucho más allá del alcance de las raíces de las plantas y tienen la capacidad de acceder a áreas inexploradas del suelo. Esta simbiosis resulta especialmente útil para la planta en cuanto a la absorción del fósforo, que es de baja movilidad en el suelo. Las micorrizas también favorecen la absorción de otros macronutrientes pocos móviles en el suelo, como el azufre y el calcio, y la absorción de micronutrientes como el molibdeno, zinc y el boro.  

A través de esta simbiosis, los hongos transportan los nutrientes hacia las plantas hospederas, lo que mejora significativamente su crecimiento y desarrollo.

Resistencia a la Sequía

Las micorrizas también desempeñan un papel crucial en la resistencia de las plantas a la sequía. Al mejorar la capacidad de las plantas para absorber agua, las micorrizas ayudan a las plantas a sobrevivir y prosperar en condiciones de sequía. Las hifas fúngicas forman una red extensa que actúa como una “esponja” en el suelo, protegiendo las raíces, aumentando la retención de agua y permitiendo que las plantas accedan a reservas de agua más profundas en el suelo. Esta capacidad de las micorrizas para mitigar los efectos de la sequía es especialmente valiosa en regiones con condiciones climáticas impredecibles y en la agricultura de secano.

Resistencia a Enfermedades

La relación simbiótica con hongos micorrícicos fortalece la resistencia de las plantas a enfermedades. Los hongos micorrícicos compiten con patógenos del suelo por recursos y a menudo producen metabolitos que actúan como agentes antimicrobianos. Además, las micorrizas pueden estimular la producción de compuestos en las plantas que funcionan como defensas naturales contra patógenos. Esto reduce la necesidad de utilizar pesticidas y fungicidas químicos en la agricultura, lo que a su vez disminuye el impacto ambiental y los costos de producción.

Tolerancia a la Salinidad

La presencia de micorrizas puede inducir cambios en las plantas que las hacen más tolerantes a la salinidad. Esto puede incluir la producción de compuestos protectores y la modulación de las respuestas fisiológicas que permiten a las plantas enfrentar mejor las condiciones de salinidad.

Tolerancia a los Metales Pesados

Las micorrizas también pueden ayudar a las plantas a tolerar la presencia de metales pesados en el suelo. Los hongos micorrícicos forman una barrera que evita que los metales pesados sean absorbidos por las raíces de las plantas. Esto sucede debido a que el hongo almacena en el micelio dichos elementos. Este proceso se suele llamar bioacumulación y es particularmente relevante en suelos contaminados, donde la presencia de metales pesados puede dañar la salud de las plantas y limitar su crecimiento. La presencia de micorrizas permite que los cultivos sigan prosperando en suelos contaminados.

Mejora de la Estructura del Suelo

La actividad de las micorrizas puede mejorar la estructura del suelo al aumentar la agregación de partículas de suelo y la retención de agua, lo que beneficia tanto a las plantas como al ecosistema en general.

Puede interesarte:  Qué es el ciclo del nitrógeno y cuales son sus procesos

Sostenibilidad del Ecosistema

Las micorrizas mejoran la estructura del suelo y contribuyen a aumentar la retención de agua por parte del mismo, lo que beneficia a otras plantas y microorganismos del suelo, aumentando la biodiversidad. Esto contribuye a la sostenibilidad de los ecosistemas naturales y de los agroecosistemas.

En resumen, las micorrizas tienen un impacto positivo en la salud de las plantas, la sostenibilidad de los ecosistemas, la sostenibilidad de la agricultura y tienen una gran potencialidad para su uso en los proyectos de restauración ecológica. Comprender su importancia es esencial para implementarlas como aliadas en la gestión de sistemas agrícolas y para la restauración de ambientes degradados.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!