Melisa: Propiedades medicinales, usos y preparaciones

melissa, melissa officinalis, aromatic
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La Melissa officinalis, comúnmente conocida como menta melisa, toronjil o hierba de limón, es una planta que ha sido apreciada por sus propiedades medicinales a lo largo de los siglos. La Melisa era considerada un estimulante cardíaco y se la utilizaba para calmar la taquicardia en la medicina árabe antigua. Esta planta además de resultar antiespasmódica, tónica y carminativa, es especialmente utilizada como medicina natural para tratar el nerviosismo y estados de ánimo melancólicos. Se la suele recomendar para tratar el insomnio, para los dolores de cabeza, para la hipertensión arterial, para reducir los dolores menstruales y para regular el periodo. Es por excelencia uno de los mejores sedantes naturales, resultando además, muy fácil de cultivar. 

En este artículo, explicaremos en detalle las propiedades medicinales de la melisa, así como las formas adecuadas de prepararla para aprovechar sus beneficios terapéuticos.

Propiedades medicinales de la Melisa

La Melisa posee ciertas propiedades medicinales que la convierten en una de las hierbas más populares y utilizadas en la medicina natural. A continuación, mencionamos algunas de sus propiedades principales.

Antidepresivo, Ansiolítico y Estimulante cardíaco

La melisa tiene propiedades calmantes y tranquilizantes que son indicadas para tratar el nerviosismo y para mejorar el estado de ánimo. Además de ser calmante y ansiolítico, puede ayudar a mejorar estados emocionales melancólicos. Es sabido que esta planta tiene un efecto protector contra el estrés crónico, y también que es un excelente estimulante cardíaco natural, ya que ayuda a restablecer el ritmo normal de los latidos del corazón.

Antiespasmódica, Carminativa, Tónico Estomacal

La planta exhibe propiedades antiespasmódicas, actuando también como tónico estomacal que ayuda a reconstituir la actividad digestiva. La Melisa también es considerada como carminativa ya que es utilizada para calmar o eliminar las flatulencias.

Actividad Antiviral para Afecciones Externas

La planta no solo es un efectivo calmante, sino que también fortalece el sistema inmunológico debido a su actividad antiviral. Se la utiliza externamente mezclada en cremas o simplemente frotando sus hojas en la piel, para tratar el herpes y otras afecciones similares. 

Alivio articular y Antiinflamatoria

Las hojas de la melisa, ayudan a aliviar dolores articulares y sirven para calmar el dolor de muelas gracias a sus propiedades antiinflamatorias

Cómo preparar la Melisa para uso medicinal

La preparación adecuada de la melisa es crucial para aprovechar al máximo sus beneficios medicinales. A continuación, se detallan las formas de preparación más efectivas.

Recolección, secado y almacenamiento

La época más adecuada para recolectar la melisa es cuando está a punto de florecer, ya que es la época en la que se concentra una mayor cantidad de principios activos y aceites esenciales en sus hojas. Se recolectan sus hojas y se dejan secar a la sombra con una buena circulación de aire sobre papeles o cartones no absorbentes. Posteriormente se guardan las hojas secas en frascos herméticos, en un lugar fresco, seco y en la oscuridad.

Infusión Suave de Hojas Secas

Para preparar una infusión suave de melisa, se utilizan veinte gramos de hojas desecadas por cada litro de agua. No debe hervir; simplemente se vierte el agua caliente sobre las hojas y se deja reposar. Se recomienda beber una taza después de cada comida como tónico o para calmar los nervios. Pueden consumirse hasta cinco tazas al día.

Puede interesarte:  Acacia nilotica: Propiedades Medicinales, preparaciones y usos

Uso las Hojas Frescas

También pueden utilizarse las hojas frescas de melisa, cortándolas de la planta cuando se va a utilizar. A diferencia del uso de hojas secas, de esta manera se proporciona un aroma más intenso en la infusión. Se pueden usar dos o tres hojas frescas en lugar de hojas desecadas para preparar la infusión, aunque será una preparación con menor concentración de compuestos activos.

Preparación de “Agua de las Carmelitas” con Melisa

Una preparación histórica conocida como Agua de las Carmelitas se utiliza como estimulante contra emociones fuertes y nerviosismo. Se debe realizar un macerado, que debe contener 12 gramos de hojas secas de melisa, 5 gramos de cáscara seca de limón, una pizca de nuez moscada, 1 gramo de canela y 1 gramo de clavo de olor. Todos estos ingredientes se dejan macerar durante dos semanas en 200 ml de alcohol apto para uso alimentario, de 96 grados y rebajado con un 70% de agua, (es decir 30% alcohol y 70% de agua). Luego de pasado este tiempo, se filtra la mezcla y se bebe el líquido resultante dosificado en gotas según sea necesario, solo o mezclado con otras infusiones, siendo la dosis máxima una cucharadita de té diaria. Esta preparación no debe ser consumida por menores de edad.

Al seguir las adecuadas pautas de recolección y preparación, es posible aprovechar al máximo los beneficios terapéuticos de esta planta, integrándose de manera efectiva en una rutina de bienestar basada en la medicina natural. Recuerda consultar a tu médico antes de comenzar un tratamiento con esta planta.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!