Ganadería regenerativa para combatir el cambio climático

heather, heath sheep, sheep
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La ganadería intensiva o industrial, a diferencia de la ganadería regenerativa, es responsable de emitir una fracción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la ganadería es responsable de aproximadamente el 14.7% de las emisiones totales de GEI en el mundo. Este porcentaje es similar al estimado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que indica que la ganadería produce el 14.5% de las emisiones globales de GEI. Sin embargo, estos porcentajes pueden variar según el país, el tipo de sistema ganadero evaluado (intensivo o extensivo, de produccion de bovinos, porcinos, actividad avícola, etc.), y el método de cálculo utilizado. 

Como contraparte, la ganadería regenerativa, siendo extensiva y en muchos casos, ecológica u orgánica certificada, representa una solución para combatir el cambio climático, siendo un tema del que poco se habla. Con la implementación de determinadas prácticas ganaderas regenerativas, no solo es posible reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también es posible capturar carbono atmosférico de forma natural en los suelos del mundo

¿Qué es la Ganadería Regenerativa?

La ganadería regenerativa es un enfoque de producción animal que tiene como objetivo principal regenerar la fertilidad de los suelos, aumentar la biodiversidad de los ecosistemas pastoriles, proteger el ciclo del agua y capturar carbono atmosférico mientras que se producen alimentos de alto valor biológico. Esto se logra mediante un manejo integral de pastizales y del ganado naturalmente adaptado a cada ecosistema. En estos planteos productivos se realiza un manejo tal, que permite que los herbívoros imiten el comportamiento natural de los animales salvajes que se desplazan en manadas, pastoreando, pisoteando y fertilizando el suelo con sus deyecciones. Este método aumenta la productividad y la rentabilidad de los sistemas ganaderos mientras contribuye a la mitigación y adaptación al cambio climático. La ganadería regenerativa logra esto al secuestrar carbono en el suelo, al aumentar la infiltración de agua y al conservar y restaurar los ecosistemas de estepas y praderas.

La ganadería regenerativa se fundamenta en el Manejo Holístico, una metodología desarrollada por el biólogo Allan Savory de Zimbabwe. Este enfoque revoluciona nuestra toma de decisiones al considerar simultáneamente aspectos sociales, ecológicos y económicos. Busca integrar el aumento de la producción, con la preservación de la tierra, permitiendo así elevar la rentabilidad de los predios mientras se regeneran los suelos y los ecosistemas. La ganadería regenerativa se presenta como una alternativa sostenible para el desarrollo rural, la seguridad alimentaria y la conservación del medio ambiente.

Para profundizar en el tema, a continuación presentamos de manera resumida algunos principios fundamentales de la ganadería regenerativa.

Puede interesarte:  Ganaderia convencional vs ganaderia regenerativa

Principios de la ganadería regenerativa

Respeto a la naturaleza y a sus procesos

Comprender la complejidad y la interdependencia de factores biológicos, físicos, químicos y sociales que afectan el sistema pastoril. Respetar el bienestar y la conducta natural de los animales, no utilizar insumos de síntesis química y en caso de utilizar insumos, éstos deben ser de preferencia naturales y biológicos.

Planificación holística del manejo ganadero

Ajustar el manejo del ganado y pastizales según los objetivos y la visión de cada productor, considerando aspectos ecológicos, económicos y sociales.

Rotación intensiva y planificada con aumento de la densidad animal

El fundamento principal para la planificación del manejo del pastizal con rumiantes (bovinos, ovinos, caprinos) en la ganadería regenerativa, se basa en realizar pastoreos rotativos.  Estos pastoreos rotativos permiten que los animales consuman hierba de manera abundante por parcela durante periodos cortos de tiempo, para luego pasar a la parcela siguiente con pastos en su punto óptimo de reposo.  El objetivo de la rotación consiste en permitir prolongados períodos de descanso para la parcela que ya fue pastoreada. A diferencia del pastoreo contínuo, esta rotación se realiza con la finalidad de favorecer el rebrote de las distintas especies forrajeras, y para prevenir la degradación del suelo por sobrepastoreo. Se tiene como objetivo realizar pastoreos de corta duración y con altas cargas instantáneas de animales para que hagan un aprovechamiento del pasto similar a como lo hacen las manadas de herbívoros en los ecosistemas naturales.

Adaptación del ganado al entorno

Se procura seleccionar razas rústicas para las condiciones climáticas y del suelo de cada región, proporcionando una alimentación y sanidad apropiadas. De esta manera también se promueve la conservación de razas autóctonas, evitando su extinción o desuso.

Cómo capturan carbono los ecosistemas pastoriles regenerativos

El proceso mediante el cual los pastizales con ganado capturan carbono atmosférico se puede describir de la siguiente manera:

  • Los pastos realizan la fotosíntesis, utilizando la energía solar y el dióxido de carbono (CO2) para construir azúcares útiles para su correcto funcionamiento fisiológico. Por otro lado, liberan oxígeno a la atmósfera como producto.
  • Los pastos utilizan parte de estos azúcares para su crecimiento y desarrollo, y almacenan el resto en su biomasa. Parte de esta biomasa corresponde a las raíces, que de manera natural, se renuevan constantemente.
  • Al renovarse, las raíces viejas mueren y se descomponen por medio de la acción de los microorganismos del suelo, pasando a formar parte de la fracción de materia orgánica del suelo, la cual es rica en carbono.
  • Por otro lado los rumiantes, al pastorear, aceleran los procesos de recambio de raíces mencionado anteriormente, fomentado la captura de carbono por parte del pastizal de manera más dinámica y acelerada. Al mismo tiempo, luego de la defoliación, los pastos requieren nuevamente de la realización de la fotosíntesis para retomar el crecimiento. De esta forma, se repite el ciclo de manera incesante.

Balance neto positivo

Este proceso de captura de carbono por parte de los pastizales es mucho más efectivo en planteos regenerativos, ya que el pastoreo es rotativo. Esto permite que los pastos se recuperen por un periodo prolongado de tiempo hasta ser pastoreados nuevamente. El manejo adecuado de pastizales y de ganado, a través de la ganadería regenerativa, permite incrementar la tasa de captura de carbono por parte de los suelos. Esto resulta en un balance neto positivo de carbono, contribuyendo a mitigar el impacto ambiental de la propia actividad.

La ganadería regenerativa no solamente es una herramienta útil para combatir el cambio climático, sinó que también mejora sustancialmente el bienestar de los animales al encontrarse expresando su conducta natural al aire libre. Practicar la ganadería regenerativa no implica volver al pasado, sinó que pretende ser innovadora y compatible con las nuevas tecnologías. En Australia, por ejemplo, se estan comenzando a utiliar algas del género asparagopsis como suplemento alimenticio para el ganado, con la finalidad de reducir hasta en un 82% las emisiones de metano.

Además, esta forma de hacer ganadería mejora diversos indicadores ambientales, como es el aumento de la biodiversidad, mientras que se aumenta la rentabilidad y la competitividad de los productores, generando beneficios sociales y económicos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!