La importancia de la biodiversidad en el suelo

En una cucharada de suelo sano hay más microorganismos que personas en el planeta. El suelo es uno de los ambientes más biodiversos y aporta servicios fundamentales para el funcionamiento de los ecosistemas agrícolas. Aumentar la biodiversidad en el suelo y adoptar sistemas productivos ecológicos y de conservación, nos puede garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad para las generaciones futuras.

¿Por qué es tan importante preservar la biodiversidad en el suelo?

Históricamente y hasta la actualidad, los suelos han sido el soporte de la producción agropecuaria, y en consecuencia de la civilización.  Con la finalidad de aumentar la productividad agrícola, fueron aplicándose tecnologías y prácticas en distintas regiones del planeta con un mayor o un menor impacto en las características del suelo a lo largo del tiempo.

Muchas prácticas permiten que la agricultura sea posible, pero también la labranza excesiva, el uso continuado de determinada maquinaria y con el uso irresponsable de tecnologías de insumos, las características físicas, químicas y biológicas de los suelos del mundo se ven afectadas negativamente. Las consecuencias se ven reflejadas en aproximadamente el 85% de las tierras agrícolas del planeta que sufren la degradación por erosión, salinización y compactación. 

En suelos con estas características se reduce drásticamente la cantidad de organismos vivos, influyendo en su actividad y diversidad. Como consecuencia, la calidad del suelo y la cantidad de materia orgánica disminuye condicionando la producción y sostenibilidad agrícola

Muchas personas ignoran la contribución de los organismos presentes en el suelo para la producción de alimentos y, ante la problemática actual, es indispensable un plan de concientización. La biodiversidad provee servicios que favorecen la sostenibilidad y mejoran el rinde de la producción

¿Cuál es la función de la biodiversidad en el suelo?

En el suelo podemos encontrar distintos organismos, microorganismos que incluyen hongos y bacterias, también gran diversidad de insectos como termitas, hormigas, milpiés, coleópteros, también lombrices  y hasta animales pequeños, como mamíferos y reptiles, entre otros.

Muchos de ellos cumplen funciones ecosistemicas importantes, son cavadores de túneles y mezclan las capas superiores, redistribuyendo nutrientes y aumentando la infiltración de agua.

Este conjunto de seres vivos cumplen funciones esenciales en el ciclado de nutrientes y en la descomposición de la materia orgánica, aumentando la fertilidad y disponibilidad de nutrientes en los suelos que luego serán aprovechados por las plantas.

Gracias a estas tareas que realizan los organismos vivos en el suelo evitamos la compactación del mismo ya que la aireación aumenta. De esta manera, cuando hay precipitaciones, el agua puede penetrar el suelo a estratos subsuperficiales hacia las napas freáticas y los acuíferos siendo filtrada, evitando las inundaciones y la erosión. 

Biodiversidad en el suelo
Fuente: FAO. Organizacion de las Naciones Unidas para la Alimentacion y la Agricultura.

También algunos hongos micorrízicos o también conocidos como micorrizas, que se trata de una relación simbiótica entre hongo-vegetal, permiten que el fósforo del suelo se encuentre disponible para las plantas (que junto con el nitrógeno y el potasio, es uno de los macronutrientes más importantes). También, al igual que muchos tipos de hongos, mejoran la estructura del suelo y hasta se ha descubierto que tienen la cualidad de inmovilizar agentes contaminantes como metales pesados y evitar que estos se encuentren libres en el suelo.

Para que las plantas reciban los nutrientes necesarios para su desarrollo, los compuestos orgánicos deben ser transformados en compuestos inorgánicos, como amonio y nitratos, entre otros. Por lo tanto, se necesita que los microorganismos presentes en el suelo lleven a cabo un proceso de descomposición, que es esencial para la vida

Algunas de las funciones de la biodiversidad en el suelo son:

  • Captación de carbono y gases de efecto invernadero
  • Mantenimiento y mejoramiento de la estructura del suelo
  • Regulación de los procesos hidrológicos del suelo
  • Ciclado de nutrientes
  • Remediación del suelo
  • Descomposición de la materia orgánica
  • Control de plagas, parásitos y enfermedades
  • Promover el crecimiento vegetal
  • Relaciones simbióticas y asimbióticas con las plantas y sus raíces
  • Fijación de nitrógeno atmosférico.
Funciones de la biodiversidad en el suelo

Factores que causan la pérdida de la biodiversidad en el suelo

Según informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la deforestación, los monocultivos, la urbanización y el uso excesivo de insumos agroquímicos, degradan la salud de los suelos y disminuyen su resistencia a las plagas y patógenos al mismo tiempo que reduce la biodiversidad del mismo.

De esta manera, miles de años de evolución, especiación y adaptación se pierden año a año. Además, los suelos pierden su capacidad para cumplir con sus funciones ecosistémicas.

Algunas de las funciones ecosistémicas del suelo son:

  • Regulación de inundaciones
  • Hábitat para organismos
  • Regulación del clima
  • Herencia cultural
  • Secuestro de carbono
  • Purificación del agua y reducción de los contaminantes del suelo
  • Fuente de alimentos, fibra y combustible
  • Fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos

Una potencial solución contra el cambio climático 

Gran parte de las emisiones de dióxido de carbono, derivadas de la industria, transporte y la agricultura, son captadas por las plantas mediante la fotosíntesis transformándose en azúcares y almacenadas en el suelo. Cuando los vegetales cumplen su ciclo de vida, la descomposición microbiana los degrada y permite la retención de carbono por largos periodos de tiempo. Este servicio brindado por los organismos del suelo es fundamental para la mitigación del cambio climático.

La gestión sostenible de los suelos es parte esencial para preservar la biodiversidad. Migrar hacia prácticas como la agricultura ecológica, orgánica, regenerativa y de conservación es una manera muy efectiva para alcanzar la seguridad alimentaria al mismo tiempo protegemos el medio ambiente y combatimos el cambio climático.