Recursos Naturales

plástico en suelo

Estudios revelan microplásticos en suelo agrícola

Los problemas medioambientales causados por los plásticos han aumentado y sus efectos se extienden desde el Ártico a la Antártida causando estragos. Hasta 12 millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, formando el 60-80% de la basura marina. Las grandes masas de agua no son el único recurso que se ve altamente amenazado por los microplásticos

EL ESTUDIO

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wageningen y Politécnica de Cartagena confirmaron la presencia de microplásticos en suelos agrícolas. El suelo se convierte en un recurso no renovable cuando su destrucción es más rápida que su renovación. Ya contamos con estudios que demuestran que la presencia de microplásticos perjudica el crecimiento de las lombrices, condicionan la actividad bacteriana y reducen la fertilidad.

El problema no es solo su presencia sino que estos llegan de la tierra a nuestros cuerpos, desconociéndose aún los riesgos, y también al organismo de distintos animales. El estudio antes mencionado se realizó en Murcia, donde en los cultivos podemos encontrar ovejas. El resultado demostró que 100% de las muestras de suelo analizadas contenían microplásticos, al igual que el 92% de las muestras de heces de oveja estudiadas. Esto, a su vez, se traduce en concentraciones de 2.000 partículas de microplásticos por kilo de suelo y 1.000 partículas por kilo de heces secas. El próximo paso es analizar qué consecuencias puede generar esto en las ovejas dado que el nivel de concentración de plásticos es elevado.

Lamentablemente, el plástico es un material muy utilizado para diversas técnicas en zonas semiáridas y con escasez de lluvia ya que permiten ahorrar agua reteniendo la humedad de los cultivos. Por lo tanto, el objetivo de este tipo de estudios es generar conciencia sobre un cambio de paradigma en la agricultura hacia prácticas sostenibles que cuiden y respeten tanto al medio ambiente como las necesidades de las familias rurales.

desarrollo sustentable

Qué es el desarrollo sustentable y su historia

El desarrollo está asociado al aumento de bienestar individual y colectivo medido a través de indicadores económicos y políticos.

Estos indicadores están ligados al proceso de mayor o menor crecimiento económico y a la distribución de la riqueza. También se vincula este concepto a la industrialización, lo que lleva a categorizar los países en “desarrollados” o “en vías en desarrollo”. Bajo estos parámetros un país desarrollado es el que hace uso intenso de combustibles fósiles, utiliza sustancias toxicas y se rige por el consumo. Por lo tanto, un país donde sus habitantes estén alfabetizados y pueden satisfacer sus necesidades básicas se considera menos “desarrollado” que las ciudades donde encontramos altos índices de degradación ambiental, desigualdad social y estrés personal.

Claro está entonces que medir el desarrollo priorizando los parámetros económicos no deja en evidencia el verdadero nivel de bienestar. A este indicador habría que sumarle variables que son parte de lo cotidiano y que condicionan la calidad de vida. Por ejemplo, se debe considerar en igual medida el factor ambiental ya que está comprobado que hay una correlación entre los niveles de pobreza y el deterioro ambiental.

SURGIMIENTO DEL DESARROLLO SUSTENTABLE

Como respuesta a esta problemática, a mediados de los 80 surgió el concepto de ecodesarrollo, este considera que “se deben cambiar ciertos modelos y estrategias de desarrollo por otros que permitan el uso sostenido de los recursos, respetando los plazos de los ecosistemas para su regeneración biológica»

El concepto desarrollo sustentable fue incorporado y analizado en la Conferencia de Estocolmo de 1972. En este evento fue asumido por diversos sectores pero el término se popularizo en la primera Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992. La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas lo definen como la necesidad de satisfacer las necesidades de la generación actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades. Es equidad a lo largo del tiempo con una mirada panorámica.

 

El desarrollo sustentable no se refiere al estado inmutable de los recursos naturales, sino a incorporar una perspectiva a largo plazo en el manejo de los mismos. Debe olvidarse el concepto de “explotar” los recursos naturales  y pensar en un “manejo” de los mismos. Además es importante destacar la necesidad de solidaridad hacia las actuales y futuras generaciones defendiendo la equidad intergeneracional.

Lamentablemente, algunos sectores se embanderan en esta causa sin llevarla realmente a la práctica y la utilizan publicitariamente para mejorar su imagen. Sin embargo, hay muchos organismos nacionales e internacionales que se esmeran verdaderamente por avanzar y cooperar dentro de este nuevo desarrollo. Los esfuerzos por llevar a cabo un consenso y conceptualización del desarrollo sustentable involucra a muchos sectores de manera dinámica.

 

Información verificada en FAO