Agricultura Ecológica

La importancia de la biodiversidad en el suelo

En una cucharada de suelo sano hay más microorganismos que personas en el planeta. El suelo es uno de los ambientes más biodiversos y aporta servicios fundamentales para el funcionamiento de los ecosistemas agrícolas. Aumentar la biodiversidad en el suelo y adoptar sistemas productivos ecológicos y de conservación, nos puede garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad para las generaciones futuras.

¿Por qué es tan importante preservar la biodiversidad en el suelo?

Históricamente y hasta la actualidad, los suelos han sido el soporte de la producción agropecuaria, y en consecuencia de la civilización.  Con la finalidad de aumentar la productividad agrícola, fueron aplicándose tecnologías y prácticas en distintas regiones del planeta con un mayor o un menor impacto en las características del suelo a lo largo del tiempo.

Muchas prácticas permiten que la agricultura sea posible, pero también la labranza excesiva, el uso continuado de determinada maquinaria y con el uso irresponsable de tecnologías de insumos, las características físicas, químicas y biológicas de los suelos del mundo se ven afectadas negativamente. Las consecuencias se ven reflejadas en aproximadamente el 85% de las tierras agrícolas del planeta que sufren la degradación por erosión, salinización y compactación. 

En suelos con estas características se reduce drásticamente la cantidad de organismos vivos, influyendo en su actividad y diversidad. Como consecuencia, la calidad del suelo y la cantidad de materia orgánica disminuye condicionando la producción y sostenibilidad agrícola

Muchas personas ignoran la contribución de los organismos presentes en el suelo para la producción de alimentos y, ante la problemática actual, es indispensable un plan de concientización. La biodiversidad provee servicios que favorecen la sostenibilidad y mejoran el rinde de la producción

¿Cuál es la función de la biodiversidad en el suelo?

En el suelo podemos encontrar distintos organismos, microorganismos que incluyen hongos y bacterias, también gran diversidad de insectos como termitas, hormigas, milpiés, coleópteros, también lombrices  y hasta animales pequeños, como mamíferos y reptiles, entre otros.

Muchos de ellos cumplen funciones ecosistemicas importantes, son cavadores de túneles y mezclan las capas superiores, redistribuyendo nutrientes y aumentando la infiltración de agua.

Este conjunto de seres vivos cumplen funciones esenciales en el ciclado de nutrientes y en la descomposición de la materia orgánica, aumentando la fertilidad y disponibilidad de nutrientes en los suelos que luego serán aprovechados por las plantas.

Gracias a estas tareas que realizan los organismos vivos en el suelo evitamos la compactación del mismo ya que la aireación aumenta. De esta manera, cuando hay precipitaciones, el agua puede penetrar el suelo a estratos subsuperficiales hacia las napas freáticas y los acuíferos siendo filtrada, evitando las inundaciones y la erosión. 

Biodiversidad en el suelo
Fuente: FAO. Organizacion de las Naciones Unidas para la Alimentacion y la Agricultura.

También algunos hongos micorrízicos o también conocidos como micorrizas, que se trata de una relación simbiótica entre hongo-vegetal, permiten que el fósforo del suelo se encuentre disponible para las plantas (que junto con el nitrógeno y el potasio, es uno de los macronutrientes más importantes). También, al igual que muchos tipos de hongos, mejoran la estructura del suelo y hasta se ha descubierto que tienen la cualidad de inmovilizar agentes contaminantes como metales pesados y evitar que estos se encuentren libres en el suelo.

Para que las plantas reciban los nutrientes necesarios para su desarrollo, los compuestos orgánicos deben ser transformados en compuestos inorgánicos, como amonio y nitratos, entre otros. Por lo tanto, se necesita que los microorganismos presentes en el suelo lleven a cabo un proceso de descomposición, que es esencial para la vida

Algunas de las funciones de la biodiversidad en el suelo son:

  • Captación de carbono y gases de efecto invernadero
  • Mantenimiento y mejoramiento de la estructura del suelo
  • Regulación de los procesos hidrológicos del suelo
  • Ciclado de nutrientes
  • Remediación del suelo
  • Descomposición de la materia orgánica
  • Control de plagas, parásitos y enfermedades
  • Promover el crecimiento vegetal
  • Relaciones simbióticas y asimbióticas con las plantas y sus raíces
  • Fijación de nitrógeno atmosférico.
Funciones de la biodiversidad en el suelo

Factores que causan la pérdida de la biodiversidad en el suelo

Según informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la deforestación, los monocultivos, la urbanización y el uso excesivo de insumos agroquímicos, degradan la salud de los suelos y disminuyen su resistencia a las plagas y patógenos al mismo tiempo que reduce la biodiversidad del mismo.

De esta manera, miles de años de evolución, especiación y adaptación se pierden año a año. Además, los suelos pierden su capacidad para cumplir con sus funciones ecosistémicas.

Algunas de las funciones ecosistémicas del suelo son:

  • Regulación de inundaciones
  • Hábitat para organismos
  • Regulación del clima
  • Herencia cultural
  • Secuestro de carbono
  • Purificación del agua y reducción de los contaminantes del suelo
  • Fuente de alimentos, fibra y combustible
  • Fuente de productos farmacéuticos y recursos genéticos

Una potencial solución contra el cambio climático 

Gran parte de las emisiones de dióxido de carbono, derivadas de la industria, transporte y la agricultura, son captadas por las plantas mediante la fotosíntesis transformándose en azúcares y almacenadas en el suelo. Cuando los vegetales cumplen su ciclo de vida, la descomposición microbiana los degrada y permite la retención de carbono por largos periodos de tiempo. Este servicio brindado por los organismos del suelo es fundamental para la mitigación del cambio climático.

La gestión sostenible de los suelos es parte esencial para preservar la biodiversidad. Migrar hacia prácticas como la agricultura ecológica, orgánica, regenerativa y de conservación es una manera muy efectiva para alcanzar la seguridad alimentaria al mismo tiempo protegemos el medio ambiente y combatimos el cambio climático.

Semillas

Conservacion de semillas en casa

Las semillas son las estructuras responsables de la propagacion sexual de los vegetales. Tienen todo tipo de formas y tamaños, ademas algunas de ellas poseen la particularidad entrar en periodos de latencia o dormicion, lo que les permite perdurar por extensos periodos de tiempo antes de germinar. Su capacidad y facilidad de germinar a lo largo del tiempo esta determinada por la genética de la especie vegetal, su procedencia (huerto propio o semilla comercial) y su conservación. Para prolongar su viabilidad es importante asegurarnos de realizar una buena conservación y así lograr que germinen cuando queramos sembrarlo en nuestro semillero o huerto. A continuación, compartimos las claves para conservar semillas en casa de manera sencilla y efectiva.

CLAVES PARA CONSERVAR SEMILLAS EN CASA

Las semillas deben estar secas: Debemos reducir la humedad de las semillas a un 10% como mínimo. Esto se logra dejando reposar las semillas en papel de cocina o secante durante algunos días. No es ideal exponerlas al sol por lo que recomendamos realizar este paso en un ambiente seco y fresco donde la humedad de las semillas pueda evaporarse.

Su lugar de conservación debe ser seco: El ambiente donde almacenaremos nuestras semillas no puede tener humedad ya que puede derivar en una contaminación de hongos que las dejaría inutilizables. Lo igual es utilizar bolsas zip, frascos de vidrio o plástico con tapa, lo que hace que sea una oportunidad perfecta para reutilizar este tipo de envases. Para disminuir la humedad podemos agregar algodón o tiza a nuestro envase.

La temperatura debe ser baja: Los recipientes con semillas pueden conservarse correctamente rotulados en lugares frescos de nuestra casa o, si disponemos del espacio, en la heladera. La temperatura ideal sería entre 2°C y 16°C con poca luz, por lo que es importante revisar que nuestro lugar elegido no tenga un gran contraste de temperaturas como podría ser un placard de exterior.

Respetar estas claves de conservación van a elevar el porcentaje de germinación cuando queramos utilizar las semillas que hemos guardado.

PORCENTAJE DE GERMINACIÓN

El porcentaje de germinación es una prueba que nos indicará la cantidad de semillas en condiciones de germinar, cantidad expresada por el Poder Germinativo (PG), que se calcula según la siguiente expresión:

PG =  (Semillas germinadas  x 100) / Total de semillas

Esta pequeña prueba nos va a ayudar a conocer el estado de las semillas e ir mejorando poco a poco en nuestra técnica de germinación. 

En semillas grandes (ej. haba, maíz, poroto) la prueba de germinación la podemos realizar usando arena como sustrato. Para semillas medianas (ej. acelga, remolacha, melón) podemos usar dos papeles tipo servilleta y en semillas pequeñas (ej. lechuga, perejil, zanahoria) sobre un papel.

Para realizar la prueba podemos reutilizar una bandeja plástica donde pondremos la arena o papel. Luego agregaremos las semillas (cuantas más mejor). Debemos cubrir la bandeja con una bolsa de nylon y cerrarla herméticamente para conservar la humedad. Esta bandeja la mantendremos en un lugar templado durante 7 a 10 días. Al finalizar ese período contaremos las semillas que germinaron. 

Una vez finalizado este proceso podemos calcular el poder germinativo. Si sembramos 100 semillas y germinan 80 es PG es de 80%.

PG=  (80 x 100) / 100 = 80% 

Entonces si queríamos sembrar a tierra 100 semillas deberíamos sumar un 20% para cumplir las expectativas. Además, es importante tener en cuenta que el tiempo de conservación no significa aumentar la calidad ya que esto depende de la calidad de su procedencia.

Qué es y como surge la agroecología

Este sistema de producción del que tanto oímos hablar actualmente como “agroecología” no es del todo nuevo ya que tiene varios puntos en común con los agricultores tradicionales. Esta práctica ancestral evoluciono hasta el día de hoy demostrando la eficiencia e importancia de generar una interacción con el medio ambiente respetando los recursos naturales. Se utiliza como herramienta principal el conocimiento sobre los ciclos naturales, las interacciones biológicas, los requerimientos del suelo y los sistemas de manejo maximizando los recursos internos.

QUÉ ES Y COMO SURGE LA AGROECOLOGÍA

El termino agroecología surge en la década del 80 como la síntesis entre el conocimiento sobre los agroecosistemas productivos y la ecología como ciencia. Emerge en América Latina como una respuesta de los científicos e investigadores comprometidos con la causa a las consecuencias del modelo convencional que es insustentable y socialmente excluyente derivado de la Revolución Verde.

Uno de los actores más reconocidos en este movimiento es Miguel Altieri, agrónomo chileno y profesor en la Universidad de Berkeley en California. El define a la agroecología como la ciencia que estudia los principios sobre los cuales se debe basar el diseño de una agricultura sustentable. Debe ser una agricultura que sea ambientalmente sana, que sea diversificada y que rompa el monocultivo para que así no dependa de insumos agrotóxicos externos que son caros y ecológicamente peligrosos. También busca la viabilidad económica y la justicia social. Por esta razón, esta práctica debe complementarse con políticas agrarias que busquen la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos naturales y erradicar la pobreza rural.

Entonces, la salud ecológica no es la única meta de la agroecología. Se busca preservar la diversidad cultural, la relación del humano con su entorno natural e impulsar la inclusión social, económica y política.

Mercados de proximidad en tiempos de COVID-19
Campo siendo rociado con agroquímicos

El impacto de la agricultura convencional

La agricultura convencional junto a sus tecnologías de alto rendimiento actuales genera problemas ambientales y de salud en productores y consumidores. Actualmente, las tecnologías agrícolas modernas pasan por alto su impacto y las necesidades socioeconómicas de muchos agricultores que no pueden generar una competencia por sus bajos recursos.

Entre los desafíos sobre el futuro de la agricultura es necesaria la difusión de esta problemática y buscar soluciones integrales. A esta altura los problemas de la producción agrícola no pueden separarse de los problemas ambientales. Se necesita un nuevo enfoque tecnológico y de desarrollo para satisfacer las necesidades del mercado sin agotar los recursos naturales. La agroecología se centra en esta problemática ya que es más sensible a las complejidades de la agricultura local y tiene un criterio de desempeño amplio que incluye sostenibilidad ecológica, seguridad alimentaria, viabilidad económica, conservación de los recursos naturales y equidad social acompañada de un rendimiento de alta competencia.

 

huerto urbano beneficios

🍅 Beneficios de comenzar un huerto urbano

Si te gusta la idea de vivir en un mundo más sostenible, seguro estas buscando ser una persona más comprometida con el medio ambiente y un consumidor más responsable. Una forma de conectarse con la naturaleza y dar un paso hacia la sustentabilidad es tener nuestro propio huerto urbano.

Contexto actual

En la actualidad, el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas y se estima que, para el año 2050, ese porcentaje se elevará a 68%. Estos datos implican una explotación excesiva de los recursos naturales, un aumento acelerado de la demanda de alimentos, energía y agua. Además, significa un incremento de la contaminación atmosférica y de los cuerpos de agua, mayor contaminación de suelos, erosión, deforestación y residuos sólidos y peligrosos. Hemos convertido a las ciudades en sitios grises, y difíciles de habitar. La presión que las ciudades ejercen sobre los espacios verdes es enorme, se devastan áreas naturales, rompiendo ecosistemas y disminuyendo la diversidad biológica. Esto nos señala la necesidad de buscar alternativas para crear ciudades sostenibles.

En la actualidad, las grandes ciudades nos apartan del contacto con la flora nativa y del trabajo con la tierra. Tienen un sistema que actúa sobre el equilibrio ecológico, agotando los recursos e incitando una producción y consumo desmedido. Otra preocupación a nivel mundial es el de la alimentación y no justamente porque no alcancen los alimentos, sino porque existe una mala distribución de ellos. Satisfacer la demanda alimentaria de la población, bajo esquemas sustentables y con racionalidad en el proceso, es de vital importancia para el futuro de la humanidad.

Entonces es vital preguntarnos, ¿qué podemos hacer nosotros de forma individual y/ocolectiva, para resolver y contrarrestar la contaminación ambiental y actuar a favor de unasoberanía alimentaria? 

Existen varios caminos a seguir, uno de ellos es practicar la agroecología a través de laagricultura urbana con el fin de llegar a una soberanía alimentaria. A nivel personal e individual, aconsejamos que cada hogar comience su propio huerto urbano

Cultivos del huerto urbano en invierno

Por qué comenzar un huerto urbano

Luego de conocer la necesidad colectiva existente de realizar cambios significativos en nuestro estilo de vida y consumo. Te detallamos los beneficios que trae el realizar un huerto urbano en tu hogar.

  • Fomenta el autoconsumo y las prácticas sostenibles:

Cuando se realiza con responsabilidad y entusiasmo es una forma de tener alimentos frescos en nuestra mesa, disminuyendo la oferta de alimentos que se producen bajo la lógica de consumo masivo. Además es una forma de cuidar nuestra economía y nuestra salud consumiendo nuestros propios alimentos de estación sin agroquímicos ni tóxicos. Esta actividad nos abre la puerta a información sobre consumo responsable y buenas prácticas, adentrándonos en distintas ramas del consumo sustentable.

  • Estimula nuestra relación con nuestro entorno y la naturaleza:

Gracias al cuidado de nuestro huerto urbano vamos a acercarnos a la tierra y sus ciclos naturales, conociendo los requerimientos de cada alimento, valorando más estos procesos y los recursos con los que contamos.

  • Es una actividad alternativa y terapéutica:

Sea cual sea el tamaño de tu huerto este te mantendrá activo. Ya sea por siembra, riego, fertilización (orgánica) o cosecha, tu huerto siempre necesitará tu atención. Por lo tanto, te verás obligado a estar al aire libre, en contacto con el sol, el agua y la tierra, acrecentando tu conexión con los ciclos naturales. Además, si vivís en un espacio con poca vegetación es una buena opción para incluir verde en tu vida!

20 ideas para conseguir un huerto urbano de película | Plantas