Qué son los servicios ecosistémicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los servicios ecosistémicos son esenciales para el bienestar humano y el desarrollo económico, y su pérdida o degradación puede tener consecuencias negativas para la calidad de vida y la sostenibilidad de las sociedades. La conservación y el uso sostenible de los ecosistemas son fundamentales para garantizar la continuidad de estos servicios y la supervivencia de las especies que dependen de ellos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) define los servicios ecosistémicos como “los beneficios que las personas obtienen de los ecosistemas”. Estos servicios son esenciales para la supervivencia y el bienestar humano, y se pueden clasificar en cuatro categorías principales: servicios de aprovisionamiento, servicios de regulación, servicios culturales y servicios de soporte.

Las cuatro categorías principales de servicios ecosistémicos 

Servicios de aprovisionamiento

Son los bienes y recursos tangibles que los ecosistemas proporcionan a los seres humanos, los cuales son esenciales para la subsistencia y el desarrollo humano. Incluyen alimentos, agua, madera, fibras, medicinas, combustibles y otros productos naturales. La agricultura, la pesca y la silvicultura son actividades humanas que dependen directamente de los servicios de aprovisionamiento de los ecosistemas.

Servicios de regulación

Se refiere a los procesos ecológicos que los ecosistemas realizan para regular los ciclos del agua, el clima, los nutrientes y otros aspectos de los ecosistemas. Estos servicios incluyen la regulación del clima, la calidad del aire, del agua, el control de enfermedades, la polinización, la regulación de la erosión y las inundaciones. Los servicios de regulación son esenciales para mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, lo que a su vez contribuye a la calidad de vida humana y a su bienestar.

Servicios culturales

Contempla los beneficios no materiales que los ecosistemas proporcionan a las personas, como la recreación, la educación, la inspiración artística, el turismo y otros valores culturales. Estos servicios contribuyen a la calidad de vida y al bienestar humano, y son esenciales para la identidad y la diversidad cultural. Los servicios culturales son importantes porque permiten que las personas se conecten emocionalmente con la naturaleza y con su entorno.

Servicios de soporte

Son los procesos ecológicos básicos que los ecosistemas necesitan para mantener su estructura y funcionamiento, como la fotosíntesis, la formación del suelo, los ciclos de los nutrientes y otros procesos bioquímicos y físicos. Estos servicios son esenciales para la vida y la supervivencia de los ecosistemas y de todas las especies que dependen de ellos. Los servicios de soporte son importantes porque proporcionan la base fundamental para los otros tres servicios ecosistémicos y para la vida humana en general.

Es importante destacar que los servicios ecosistémicos están interconectados y que la pérdida o degradación de uno de ellos puede afectar negativamente a los demás. Por lo tanto, la conservación y el manejo sostenible de los ecosistemas son cruciales para garantizar la provisión continua de servicios ecosistémicos para las generaciones presentes y futuras.

Importancia de los servicios ecosistémicos

La importancia de los servicios ecosistémicos para la humanidad es cada vez más reconocida por los gobiernos, las organizaciones internacionales y la sociedad en general. La FAO, como organismo de las Naciones Unidas dedicado a la alimentación y la agricultura, ha publicado diversos informes y publicaciones sobre la importancia de los servicios ecosistémicos para la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible.

Puede interesarte:  ¿Qué es la agricultura orgánica? Guía completa

Por ejemplo, el informe de la FAO titulado “Estado de los bosques del mundo 2020” destaca el papel fundamental de los bosques como proveedores de servicios ecosistémicos, como la conservación de la biodiversidad, la regulación del clima, la prevención de la erosión del suelo y la protección de las cuencas hidrográficas. Asimismo, la FAO ha desarrollado la Iniciativa de la Evaluación de los Servicios de los Ecosistemas para la Agricultura y la Alimentación, que tiene como objetivo evaluar y valorar los servicios ecosistémicos que proporcionan los sistemas agrícolas y alimentarios a nivel mundial.

Contribuciones de la agricultura orgánica a los servicios ecosistémicos

La agricultura orgánica juega un papel importante en la preservación y restauración de los servicios ecosistémicos al utilizar prácticas agrícolas que respetan y promueven la biodiversidad, la salud del suelo y de las personas.

Los principales servicios ecosistémicos que la agricultura orgánica ayuda a preservar son los de regulación, a traves del mejoramiento de la calidad y fertilidad del suelo. Los sistemas orgánicos evitan el uso de fertilizantes químicos sintéticos, que pueden empeorar la calidad del suelo a largo plazo. Tambien procura mantener los suelos cubiertos, de esta manera se evita la erosion, se mantiene el suelo vivo, aumenta su capacidad para almacenar carbono atmosférico y mejorar su fertilidad.

Además, la agricultura orgánica promueve la biodiversidad al utilizar prácticas agrícolas que fomentan la presencia de policultivos, evita el uso de (OGM) y promueve el uso de distintas variedades de plantas e integración con animales en los sistemas productivos. 

La presencia de diversidad biológica puede contribuir a la polinización de cultivos, el control biológico de plagas y enfermedades. También, con la integración animal, contribuye a dinamizar el ciclo de los nutrientes. Además, puede ayudar a preservar la diversidad genética de los cultivos y la capacidad de adaptación de los mismos al cambio climático.

La agricultura orgánica también ayuda a preservar la calidad del agua y reducir la contaminación mediante la reducción del uso de insumos químicos, como pesticidas y herbicidas, que pueden filtrarse en el agua subterránea y contaminar los ríos y arroyos cercanos. También se utilizan prácticas de conservación del suelo, como la siembra directa, la labranza conservacionista y los cultivos de cobertura, para reducir la erosión del suelo y mejorar la calidad del agua.

La agricultura orgánica es una forma de agricultura que contribuye significativamente al cuidado de los servicios ecosistémicos al promover la salud del suelo, la biodiversidad, la calidad del agua, mientras produce alimentos de alta calidad.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!