Resumen DW Documental – Agroindustria: El negocio mundial de la alimentación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En un mundo cada vez más globalizado, el negocio de la alimentación se ha convertido en un sector estratégico y altamente lucrativo. Pero, ¿cómo funciona este negocio a nivel mundial y cuáles son sus impactos en la sociedad y en el medio ambiente? En este artículo, presentaremos un resumen del documental realizado por DW, en el que se analiza el negocio mundial de la alimentación desde distintas perspectivas. Desde la producción de soja en Brasil hasta el acaparamiento de tierras en África, pasando por la especulación financiera en los mercados de materias primas y la distribución global de alimentos, este documental ofrece una visión completa y crítica de uno de los negocios más importantes y controvertidos de nuestro tiempo.

La producción masiva de carne y su impacto ambiental

La demanda mundial de carne barata ha llevado a que unos pocos consorcios dominen la producción en masa. En los Estados Unidos, existen enormes fábricas de cerdos con enormes cubetas de estiércol líquido que hacen que no se puedan abrir las ventanas ni las puertas. Las personas están atrapadas en sus casas debido al hedor y la contaminación del aire.

China es el mayor productor mundial de porcino, y su consumo de carne de cerdo ha crecido con la prosperidad económica. El problema es que no hay más espacios libres para alimentar a los cerdos a bajo costo. Para cultivar grandes cantidades de soja, se está sacrificando la selva amazónica, lo que tiene consecuencias para todos nosotros.

Con una población de 1.400 millones de habitantes, China se ha visto afectada por este cambio en la dieta. Antes, la base de su alimentación era el arroz, las verduras y la sémola, y rara vez comían carne. Sin embargo, ahora la carne porcina se ha vuelto cada vez más popular. La mitad de la producción mundial se consume en China.

La cadena de producción de la carne de cerdo comienza en los mataderos, donde se sacrifican unos 600 cerdos por hora. Las máquinas utilizadas en los mataderos son importadas de países como Holanda, y las fábricas datan de los años 50. Desde 1998, la producción de carne de cerdo ha aumentado a gran escala.

La importación de carne y soja en China y su impacto en otros países

El auge de la carne de cerdo en China ha tenido un impacto mundial, ya que las empresas chinas compran mega granjas porcinas en todo el mundo. En Carolina del Norte, Estados Unidos, la cría de cerdos se hacía en granjas familiares de unos 2 millones de cerdos en alrededor de 22,000 explotaciones. Sin embargo, la ganadería industrial lo ha reemplazado todo. Inicialmente, fueron empresas estadounidenses como Lynch, Footsie y Morfín, pero ahora han sido compradas por el grupo W H Antiguamente Jong Joo de China, un consorcio multinacional con sede en China que es muy rico.

La cría intensiva de animales es un problema en Carolina del Norte. Hay entre 8 y 10 millones de cerdos en la región, y sus excrementos se concentran en la llanura costera de la región, un ecosistema sensible lleno de humedales, arroyos y ríos. Las grandes explotaciones contaminan el aire y el agua, y la gente que vive cerca de estas explotaciones sufre las consecuencias. A menudo, son comunidades pobres donde nadie se defiende ni trata de evitar que se instale en ese tipo de empresas. Cuando vienen, les dicen que traen puestos de trabajo para que se beneficie la comunidad, pero son tareas que nadie quiere hacer en el matadero o en la granja porcina. Además, raramente verá a los dueños viviendo junto a esas explotaciones.

Puede interesarte:  Las ciudad más sostenibles del mundo

El consumo de carne en China ha aumentado drásticamente en los últimos años, y aunque en términos absolutos consume el doble que Estados Unidos, por persona los chinos solo consumen la mitad de carne que los estadounidenses. Si todos los chinos adoptaran la misma dieta que los estadounidenses, sería imposible producir la cantidad necesaria de carne para satisfacer la demanda.

Por lo tanto, China ha estado importando cada vez más carne, especialmente de cerdo, y ha aumentado su importación de soja para alimentar al ganado. Esto ha llevado a preocupaciones sobre la deforestación y la pérdida de hábitats naturales en países como Brasil, donde la soja es un cultivo importante.

El gobierno chino está preocupado por la seguridad alimentaria después de las hambrunas que mataron a millones de personas en el pasado, y está buscando asegurar su suministro de alimentos. Sin embargo, la pregunta es si China puede seguir importando grandes cantidades de soja sin afectar negativamente a los ecosistemas y a la biodiversidad.

Impacto de la demanda creciente de soja en Brasil y Mozambique

La creciente demanda de soja también ha llevado a un aumento en los monocultivos en Brasil. En algunas áreas, la selva tropical ha sido reemplazada por plantaciones de soja, lo que ha llevado a una disminución en la biodiversidad y ha tenido un impacto negativo en el clima y en los habitantes locales. Además, el modelo de agronegocio ha favorecido a grandes empresas como Bunge, Monsanto, Cargill y Dreyfus, que controlan gran parte del mercado global de soja y especulan sobre los precios.

A pesar de los riesgos, muchos agricultores brasileños dependen de la soja para su sustento y para la economía de la región. Algunos, como Otaviano Pivetta, se han enriquecido enormemente gracias a la agricultura de soja y ahora tienen grandes haciendas. Sin embargo, otros agricultores han sido desplazados y han sufrido la pérdida de sus tierras y hogares.

En Mozambique, el gobierno ha promovido el programa ProSavana, que busca desarrollar la región de Nacala y atraer inversiones extranjeras para la producción de soja, entre otros cultivos. Sin embargo, los campesinos locales y las organizaciones de la sociedad civil se han opuesto al proyecto, ya que afectaría sus tierras y su sustento, y denuncian que el programa es una forma de darle el control de la tierra y los recursos naturales a las grandes corporaciones y expulsar a los campesinos locales. Los opositores del programa lograron organizar protestas masivas en 2016 y obligaron al gobierno a suspender el proyecto por el momento.

Por otro lado, en Brasil, la expansión de la industria agrícola de soja ha llevado a la deforestación de la selva tropical amazónica y a la emisión de grandes cantidades de gases de efecto invernadero. La creciente demanda mundial de carne ha llevado a la expansión de la ganadería en áreas antes cubiertas por bosques, y la producción de soja se ha convertido en una fuente importante de alimento para los animales. El monocultivo de soja requiere grandes cantidades de fertilizantes y pesticidas, lo que aumenta la contaminación del agua y del suelo y contribuye al cambio climático. La expansión de la soja también ha llevado a la expulsión de comunidades locales y a la violación de sus derechos humanos.

En conclusión, la industria mundial de la alimentación es un tema complejo que afecta a todos. Desde la seguridad alimentaria y la biodiversidad, hasta los derechos humanos y el cambio climático, hay muchos aspectos a considerar. Esperamos que este resumen del documental de DW haya sido informativo y te haya dado una idea de algunos de los problemas que enfrentamos como sociedad en relación a la alimentación. Nos encantaría escuchar tus pensamientos y opiniones sobre este tema, así que no dudes en dejar un comentario debajo. También nos encantaría saber qué otros documentales te gustaría ver resumidos en el futuro.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!