¡Descarga nuestro eBook Gratuito!

Qué técnicas y prácticas se utilizan en la agricultura orgánica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La agricultura orgánica se enfoca en la gestión sostenible y ecológica de los recursos naturales mientras se propone producir alimentos y otras materias primas agrícolas sin la utilización de químicos sintéticos. Para poder producir sin dañar el medio ambiente, se utilizan prácticas y técnicas para mantener y mejorar la salud del suelo y de las personas mientras se preserva y aumenta la biodiversidad.

En este artículo te presentamos algunas de estas prácticas, manejos y técnicas que se utilizan en la agricultura orgánica.

Prácticas agrícolas en la agricultura orgánica

Uso de Abonos Orgánicos

El uso de abonos orgánicos es fundamental en la agricultura orgánica, ya que permite que los cultivos obtengan los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo de manera sostenible.

Compostaje y compost

El compostaje es un proceso que consiste en la descomposición de residuos orgánicos en presencia de oxígeno, producido por microorganismos, que luego lo transforman en compost, el cual es utilizado como fertilizante para el crecimiento vegetal.

El compost se obtiene a partir de la descomposición de materiales orgánicos como restos de comida, hojas y ramas de plantas, estiércol de animales, entre otros. Este abono es rico en nutrientes esenciales para los cultivos, como nitrógeno, fósforo, potasio, azufre y en menor medida, micronutrientes. 

La aplicación de compost en el suelo es una práctica clave para la agricultura orgánica, ya que ayuda a reciclar nutrientes, mejora la estructura del suelo, reduce la erosión, aumenta la capacidad de retener agua que luego estará disponible para los cultivos, promueve la actividad microbiológica del mismo y aumenta los rendimientos de los cultivos.

Abonos verdes

Los abonos verdes tienen la finalidad de aportar fertilidad a los suelos y generalmente se cultivan durante los períodos de barbecho o entre cultivos comerciales, y se dejan descomponer en el suelo.

Son cultivos compuestos por determinadas especies de plantas que se siembran tiempo antes de sembrar algún cultivo de grano o entre hileras de plantaciones de frutales, una vez que alcanzan su madurez, son cortadas y/o enterradas en el suelo para que se descompongan, aporten nutrientes y materia orgánica al suelo. Los abonos verdes se eligen por su capacidad para fijar nitrógeno, añadir materia orgánica, mejorar la estructura del suelo y suprimir o competir con las malezas

Algunos cultivos de abono verde incluyen leguminosas como el trébol, la arveja y otros, que pueden fijar el nitrógeno atmosférico que luego será almacenado en el suelo y estará disponible para los cultivos.  También pueden utilizarse gramíneas como el centeno y la avena, que pueden agregar materia orgánica rica en carbono y mejorar la estructura del suelo.

El uso de abonos orgánicos es una parte integral de la agricultura orgánica y permite a los agricultores obtengan buenos rendimientos de manera sustentable sin recurrir a fertilizantes químicos.

Estiércol

El estiércol es un recurso valioso para los agricultores, es importante gestionarlo adecuadamente para evitar la contaminación por lixiviación por exceso de nitratos en la napa freática y respetar los tiempos de aplicación para evitar contaminación por patógenos, en casos de producción de frutales y hortalizas.

El tipo de estiércol utilizado dependerá de factores como la disponibilidad, la calidad, los requerimientos del cultivo y la extensión a aplicar

Pueden utilizarse estiércoles de vaca, de ovejas, cabras, pollo, y otros animales de granja, en algunos casos es conveniente compostarlos o pueden aplicarse frescos, siempre respetando las cantidades y tiempos hasta cosecha según la normativa orgánica de cada certificadora.

Insumos permitidos para la Agricultura orgánica

En la agricultura orgánica existen diferentes insumos y bioinsumos que se usan con la finalidad de mejorar la fertilidad del suelo sin recurrir a productos químicos sintéticos.

Los insumos orgánicos son productos naturales que pueden utilizarse para enriquecer el suelo con nutrientes. Los insumos fertilizantes, según su composición y origen contienen distintas combinaciones de nutrientes con diversas concentraciones de cada uno de ellos, por eso es importante entender que proporciones de nutrientes contienen, para poder luego aplicarlos en sus cantidades y combinaciones correctas según los requerimientos de cada cultivo en particular.

Los bioinsumos generalmente son productos de origen microbiológico o formulaciones que contienen microorganismos beneficiosos destinados para el uso agrícola.

A continuación algunos ejemplos de insumos y bioinsumos permitidos para la Agricultura orgánica:

Puede interesarte:  Agricultura Orgánica vs. Convencional: Sequía y Cambio climático

Micorrizas

Existen productos comerciales de fácil aplicación que traen formulaciones con hongos benéficos con la capacidad de formar micorrizas. Las micorrizas son la relación simbiótica beneficiosa entre hongos y raíces de las plantas que mejoran la capacidad de la planta para absorber los nutrientes del suelo. Las micorrizas también ayudan a mejorar la estructura del suelo y aumentan la resistencia de la planta a enfermedades, plagas, sequías y contaminación por metales pesados.

Rizobacterias

Existen productos comerciales que traen formulaciones de (PGPR) Plant Growth Promoting Rhizobacteria, listo para aplicar.

Las (PGPR) son un grupo de microorganismos que viven en la rizosfera de las plantas y tienen un efecto beneficioso en su crecimiento y desarrollo. Estas bacterias promueven el crecimiento de las plantas mediante diferentes mecanismos, como la producción de hormonas vegetales, la fijación de nitrógeno, la solubilización de fosfatos, la producción de sideróforos y la producción de enzimas que mejoran la absorción de nutrientes.

Algunas de las más utilizadas y conocidas son las del género Rhizobium, Azospirillum y Pseudomonas.

La aplicación de PGPR como inoculantes en la agricultura orgánica puede mejorar la calidad del suelo, aumentar la productividad de los cultivos y reducir la dependencia de los fertilizantes químicos.

Fosfatos naturales

Los fosfatos naturales son fuentes naturales de fósforo que se obtienen de fertilizantes orgánicos para enriquecer el suelo. Los fosfatos naturales se pueden obtener a partir de rocas fosfóricas, harina de huesos o estiércol de pollo.

Yeso Agricola

El yeso es un mineral utilizado en la agricultura orgánica como enmienda para mejorar la estructura del suelo y aumentar la disponibilidad de nutrientes para las plantas.

El yeso es una fuente de calcio y sulfato, que son nutrientes esenciales para las plantas. Además, para suelos con altos niveles de sodio, el cual es negativo para su estabilidad estructural, el yeso tiene la capacidad de reemplazar el sodio en el complejo de intercambio, lo que ayuda a reducir el impacto negativo del sodio. 

Al agregar yeso al suelo, se forma sulfato de sodio, que es soluble en agua y se puede eliminar del suelo por lixiviación. De esta manera, se reduce la cantidad de sodio en el suelo y se mejora su estructura. El yeso se puede mezclar con otros materiales orgánicos, como compost, estiércol y otros abonos orgánicos, para mejorar la estructura del suelo y aumentar la disponibilidad de nutrientes.

Existen numerosos insumos con diversas utilidades tanto de elaboración propia como disponibles en el mercado. Es importante siempre tener conocimiento sobre los insumos permitidos para la Agricultura orgánica de cada país y certificadora, para poder utilizarlos responsablemente.

Control de plagas y enfermedades sin el uso de químicos

El control de plagas y enfermedades en la agricultura orgánica se realiza sin el uso de químicos sintéticos. En su lugar, se utilizan técnicas y prácticas naturales para mantener un equilibrio saludable en el ecosistema agrícola.

Manejo Integrado de Plagas (MIP): El MIP es un enfoque para el control de plagas que enfatiza la prevención, el monitoreo y el uso de diversos métodos para controlar las plagas, como pueden ser insumos permitidos para la producción orgánica o tecnologías de procesos

Las técnicas de MIP pueden incluir el uso de insectos benéficos a través de la generación de un ecosistema que los proteja, rotación de cultivos, cultivos o plantas trampa, depredadores naturales, trampas para insectos, uso de bioinsumos, entre otras prácticas. 

La investigación científica ha demostrado que el MIP puede ser tan efectivo como los métodos convencionales de control de plagas, al tiempo que reduce el uso de pesticidas y minimiza el daño a los organismos no objetivo, protegiendo la biodiversidad.

También existen insumos permitidos para el control de plagas y enfermedades, regulados por cada país y listados por cada certificadora.

En resumen, el control de plagas y enfermedades en la agricultura orgánica se basa en un enfoque holístico y sostenible, en el que se busca mantener un equilibrio saludable en el ecosistema agrícola sin dañar el medio ambiente. 

Conservación del suelo

Algunas de las prácticas más comunes en la agricultura orgánica para la conservación del suelo:

Rotación de cultivos

La rotación de cultivos además de cortar los ciclos reproductivos de las plagas, ayuda a mejorar la fertilidad del suelo. Al rotar los cultivos, se evita que se extraigan siempre los mismos nutrientes del suelo ya que cada cultivo tiene requerimientos distintos.

Puede interesarte:  Tomate: Plagas, Enfermedades y Soluciones Orgánicas

Además cada cultivo tiene una estructura de raíces particular que permite la exploración de distintos niveles de profundidad del suelo, evitando la compactación. La rotación de cultivos puede mejorar la calidad del suelo, aumentar el rendimiento de los cultivos a mediano y largo plazo y reducir la presión de las malezas.

Uso de cubiertas vegetales o cultivos de cobertura: La cobertura vegetal ayuda a proteger el suelo de la erosión, a mantener la humedad y a mejorar la fertilidad.

Los cultivos de cobertura pueden proporcionar una variedad de beneficios, como la fijación de nitrógeno, la mejora de la estructura del suelo, la supresión de malezas y la reducción de la erosión. Estudios científicos han demostrado que los cultivos de cobertura pueden mejorar la calidad del suelo, aumentar la infiltración de agua y aumentar el rendimiento de los cultivos.

Labranza vertical

La labranza vertical es una técnica conservacionista utilizada en la agricultura orgánica que consiste en arar el suelo de una manera que minimice la alteración del mismo.

A diferencia del arado horizontal tradicional, que voltea el suelo y lo expone a las gotas de lluvia, al aire y a la luz solar, el arado vertical está diseñado para crear canales estrechos y verticales en el suelo, que permiten que el aire y el agua penetren minimizando la alteración de la estructura del suelo

La labranza vertical mejora la salud del suelo, permite una mayor infiltración del agua, se reduce la exposición del suelo a procesos erosivos, se reduce el consumo de combustible por parte del tractor y a mediano y largo plazo aumentan los rendimientos de lo cultivos a causa de la preservación de la calidad del suelo

Siembra con sembradora de siembra directa

La siembra directa es una técnica que consiste en sembrar las semillas directamente en el suelo con una sembradora especializada que realiza microlabranza sobre un rastrojo o residuo vegetal previamente distribuido homogéneamente sobre el campo. 

Esta técnica permite reducir la remoción del suelo con labranza previa, lo cual implica mejorar su conservación.

Este tipo de siembra se utiliza tanto para la agricultura convencional como para la agricultura orgánica, la diferencia radica en que, para la agricultura convencional se utiliza un paquete tecnológico que consta de herbicidas y en la agricultura orgánica se realizan prácticas estratégicas previas para evitar su uso y otros insumos químicos. En lugar de usar herbicidas, los agricultores orgánicos utilizan técnicas mecánicas para controlar las malezas

También, dependiendo de la escala, se usan diversas técnicas a parte del desmalezado mecánico, como el uso de mulching, uso de cultivos de cobertura previo y el control con insumos permitidos.

De todas formas la siembra directa tiene beneficios en cualquier a de los casos ya que el suelo prácticamente no se remueve

Selección de variedades adaptadas

En la agricultura orgánica, no se utilizan (OGM), es decir, organismos genéticamente modificados, de lo contrario se utilizan variedades locales adaptadas al clima de la región en donde se trabaje.

En la agricultura orgánica, se seleccionan variedades que se adaptan al clima local, y de esta manera se mejora la productividad, la resiliencia de los cultivos y la sostenibilidad del sistema de producción.

Cuando se seleccionan variedades adaptadas al clima local, se están buscando plantas que sean capaces de tolerar las condiciones ambientales específicas de la región, como temperaturas extremas, sequías o mayores porcentajes de humedad relativa durante el año. Esto puede aumentar la probabilidad de que las plantas prosperen y produzcan buenos rendimientos, incluso en condiciones climáticas desafiantes.

Las variedades locales adaptadas al clima tienen ventajas, como:

  • Mayor resistencia a enfermedades y plagas: Las variedades adaptadas al clima local suelen ser más resistentes a las enfermedades y plagas comunes en la región, lo que reduce la necesidad de pesticidas y otros productos químicos.
  • Mejor calidad de los productos: Las variedades adaptadas al clima local a menudo tienen características de sabor, textura y apariencia que son preferidas por los consumidores.
  • Reducción de la dependencia de insumos externos: Al utilizar variedades locales, se reduce la dependencia de semillas y otros insumos externos, lo que puede reducir los costos y aumentar la sostenibilidad del sistema de producción.
  • Conservación de la diversidad genética: Al seleccionar y cultivar variedades locales, se puede ayudar a preservar la diversidad genética y la biodiversidad de la región.

En conclusión, estas son solo algunas de las técnicas específicas utilizadas en la agricultura orgánica. En definitiva, la agricultura orgánica es una forma de producción agrícola que busca maximizar la productividad y la calidad de los cultivos, mientras se mantiene la salud del suelo, de las personas y del ambiente.

¡No olvides compartir esta información!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

2 comentarios en “Qué técnicas y prácticas se utilizan en la agricultura orgánica”

  1. Pingback: Alimentos orgánicos: clave para la sostenibilidad del planeta

  2. Pingback: ▶ Que es el bocashi, sus beneficios y como prepararlo

¡Comentanos tu opinión sobre el artículo!